Los volcanes de Fuego y Santiaguito, ubicados en el sur y oeste de Guatemala, respectivamente, reiniciaron hoy su actividad eruptiva con el lanzamiento de ceniza y flujos de lava, sin que hasta el momento representen peligro para la poblaciones cercanas.

El Instituto Nacional del Vulcanología dijo en un comunicado que la actividad del volcán de Fuego, ubicado a unos 50 kilómetros al sur de la capital guatemalteca, se empezó a intensificar desde las primeras horas del domingo con explosiones.

El coloso, precisó la fuente, ha lanzado columnas de ceniza y arena volcánica que ha alcanzado más de 300 metros de altura, así como flujos de lava por diferentes causes de su cono.

La actividad eruptiva del Fuego, el cual se extiende sobre los departamentos de Sacatepéquez, Chimaltenango y Escuintla, se inició desde hace dos meses, y ha obligado en dos ocasiones a las autoridades de Protección Civil a declarar alerta naranja para prevenir eventualidades.

Las autoridades también reportaron el reinicio de la actividad eruptiva del volcán Santiaguito, ubicado en el departamento de Quetzaltenango, a unos 200 kilómetros al oeste de la capital guatemalteca.

Según el reporte oficial, el coloso, de 2.550 metros sobre el nivel del mar, incrementó sus explosiones y lanzamientos de columnas de ceniza de hasta 150 metros, la cual cayó sobre varias poblaciones vecinas.

Hasta el momento no se han reportado víctimas ni daños materiales por la erupción de los volcanes, pero las autoridades se mantienen en alerta para vigilar el comportamiento de los colosos.