Las autoridades bolivianas dieron hoy a la aerolínea privada Aerosur un plazo de 30 días para volver a volar, o iniciarán un proceso para revocar su permiso de funcionamiento, según un comunicado oficial.

La Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes explica en la nota que autoriza por ese período "la suspensión temporal" de operaciones de Aerosur en el transporte de pasajeros, carga y correo.

Finalizado el plazo, "deberá regularizar la prestación del servicio, bajo alternativa de iniciar el debido proceso de revocatoria de autorización", agrega el comunicado.

La crisis financiera que padece Aerosur la obligó a paralizar en abril pasado sus vuelos a España, Argentina, Brasil, Estados Unidos, Perú y Paraguay, y en mayo suspendió las rutas nacionales.

Según las autoridades, Aerosur debe más de 210 millones de dólares al Estado y empresas privadas, más otros 8,7 millones a pasajeros por la venta adelantada de 16.000 pasajes hasta 2013, la mayoría hacia Argentina, Brasil, España y Estados Unidos.

El empresario estadounidense William Petty tiene un acuerdo con los accionistas bolivianos de Aerosur para intentar salvar la firma, que tiene 1.200 empleados y el año pasado cubrió el 46 % del transporte de pasajeros y carga del mercado de este país andino.

El expresidente de Aerosur Humberto Roca, que reside en Estados Unidos, ha acusado al Gobierno del presidente Evo Morales de causar la quiebra de la aerolínea y de perseguirlo por razones políticas, mientras que el Ejecutivo lo acusa de ser responsable de la crisis.

Un juzgado emitió esta semana la tercera orden de arresto de Roca, en el marco de un proceso por supuesto enriquecimiento ilícito, del que lo acusa el Gobierno.