El secretario de Justicia Eric Holder eludió el martes las exigencias de los republicanos para que designe a un fiscal especial ajeno al Departamento de Justicia para que investigue filtraciones relacionadas con la seguridad nacional.

Holder dijo que tanto él como el director del FBI Robert Mueller ya han sido entrevistados por el FBI como parte de una investigación del Departamento de Justicia sobre la filtración.

En una audiencia ante el Comité Judicial del Senado, los senadores republicanos Lindsey Graham y Chuck Grassley dijeron que quieren que el secretario de Justicia asigne a un abogado especial externo para que investigue las filtraciones, en lugar de sus designados, los fiscales federales Ron Machen y Rod Rosenstein, quienes representan nombramientos políticos.

Holder elogió a los dos fiscales federales, a quienes calificó como experimentados y muy respetados.

"Tenemos gente que ha demostrado independencia, una habilidad para ser minuciosos y quienes tienen las agallas para realizar preguntas difíciles", dijo Holder al comité. "Y la orden que les he dado es que sigan las pistas dondequiera que se encuentren, donde sea; ya sea que se encuentren en el poder ejecutivo o en algún otro componente del gobierno. Tengo enorme fe en sus capacidades", agregó.

Machen y Rosenstein fueron designados para supervisar investigaciones respecto a quién filtró información sobre el involucramiento de Estados Unidos en ataques cibernéticos a Irán y sobre una conspiración de al-Qaida para colocar un dispositivo explosivo sobre un vuelo con destino a territorio estadounidense.

Holder señaló que Rosenstein fue designado por un presidente republicano: George W. Bush. Rosenstein también trabajó para el asesor jurídico independiente Ken Starr en la investigación y procesamiento a los socios inmobiliarios de Bill y Hillary Rodham Clinton, ayudando a conseguir condena para ambos.