Un informe de las Naciones Unidas afirmó el martes que millones de niños norcoreanos en las provincias del interior lejos de la relativa comodidad de la capital Pyongyang no tienen acceso a alimentos, medicinas ni atención de salud, necesarias para desarrollar física o mentalmente.

La agencia indicó en una actualización sobre la situación humanitaria publicada el martes que casi un tercio de los niños norcoreanos menores de cinco años muestra señales de retraso en el crecimiento y veintenas de ellos mueren a causa de la diarrea por falta de acceso al agua potable, servicios sanitarios y electricidad.

Corea del Norte ha tratado de presentar una imagen de estabilidad durante la transición del gobierno a su joven líder Kim Jong Un, pero ha comenzado a admitir públicamente que su país padece escasez de alimentos por primera vez en años.