El portavoz del partido político de extrema derecha en Grecia que causó un escándalo la semana pasada, por darle una bofetada a una mujer dedicada a la política durante un programa en vivo de televisión y lanzarle un vaso de agua a otra, demandó a ambas mujeres el lunes, así como al conductor de esa transmisión.

La acción por parte de Ilias Kasidiaris, vocero del partido extremista Dorado Amanecer, de 32 años, es el la rareza más reciente de este culebrón político. El propio Kasidiaris, de 31 años, evitó una orden de arresto por la confrontación del jueves pasado al reaparecer el domingo luego que la orden había expirado.

Kasidiris apareció en un tribunal en Atenas el lunes, rodeado por otros miembros del partido, para interponer demandas en contra de Liana Kanelli, candidata de Partido Comunista y Rena Dourou, del Partido Syriza, bajo cargos de supuestos insultos no provocados y en contra de la cadena de televisión Antenna por supuesta privación ilegal de la libertad.

Las autoridades emitieron una orden de arresto contra Kasidiaris, quien le lanzara el agua a Dourou y luego abofeteó tres veces a Kanelli durante una acalorada discusión en un programa matutino de política el jueves. Un video del suceso ha sido ampliamente visto en internet.

Bajo la ley griega, una orden de arresto por un delito menor debe ejecutarse a más tardar a la medianoche del día siguiente de haberse cometido la falta, en cuyo caso el juicio es inmediato.

Si el sospechoso no es aprehendido dentro de ese periodo, el caso pasa a un procedimiento judicial en el que la fecha del juicio suele posponerse meses o incluso años.

Kasidiaris abandonó los reflectores públicos inmediatamente después del incidente, pero reapareció el domingo por la tarde en la apertura de la oficina de su partido en una zona periférica de Atenas. Aún no se fija una fecha para que se presente en la corte.

Kasidiaris alega que fue provocado con insultos durante el programa de televisión y que Kanelli, de 58 años, le pegó primero con un periódico.

Momentos después de que Kasidiaris golpeó a Kanelli, el canal transmitió un corte comercial y cuando se reanudó el programa, Kasidiaris ya no estaba ahí. Se intentó retenerlo en una oficina mientras se llamaba a la Policía, pero rompió la puerta y abandonó el lugar.

El político agregó el lunes que estaba demandando también a un periodista de Antenna por "incitar al abuso de poder" al supuestamente provocar a un fiscal para que ordene su arresto.