El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, calificó hoy de "racista" la orden judicial de un tribunal sudafricano que obliga a la Fiscalía a investigar supuestas violaciones de derechos humanos en el país vecino.

Robert Mugabe reclamó hoy al Congreso Nacional Africano (CNA), partido gobernante en Sudáfrica desde 1994, que detenga las investigaciones, ordenadas por un juez sudafricano blanco.

"Este juicio (...) constituye un ataque directo a nuestra soberanía por racistas nostálgicos", dijo Mugabe durante la conferencia de Movimientos de Liberación del África Austral, que agrupa a los partidos de Angola, Mozambique, Namibia, Sudáfrica y Tanzania que lucharon por la independencia colonial.

"Quiero instar a nuestros colegas del CNA de Sudáfrica a que aplique todos los medios a su alcance para asegurarse de que tales maquinaciones no llegan a buen puerto", añadió el presidente de Zimbabue.

"No permitamos que esto afecte a nuestras relaciones cordiales", dijo Mugabe, en palabras recogidas por el diario oficial zimbabuense "Herald".

El tribunal Superior de Justicia de Pretoria ordenó en mayo a la Fiscalía de Sudáfrica investigar supuestos crímenes contra la humanidad cometidos por el Gobierno de la vecina Zimbabue.

Según el fallo del juez Hans Fabricius, las acusaciones de tortura contra funcionarios zimbabuenses "se enmarcan dentro de las obligaciones de Sudáfrica de investigar crímenes internacionales, de acuerdo con el Estatuto de Roma y sus propias leyes".

La sentencia se produjo después de que en marzo de 2012, el Centro de Litigios de Sudáfrica (SALC) y el Foro de Exiliados de Zimbabue (ZEF) recurrieran la decisión del instituto fiscal y la Policía sudafricana de archivar las denuncias de torturas cometidas por funcionarios zimbabuenses contra adversarios políticos del partido del presidente Robert Mugabe.

Las acusaciones incluían el registro de las oficinas del Movimiento para el Cambio Democrático (MDC), hoy en el Gobierno de unidad nacional junto a la formación de Mugabe, y la tortura y detención de sus militantes.