El exgobernador mexicano Tomás Yarrington negó hoy "categóricamente" tener nexos con el crimen organizado y acusó al Gobierno de Felipe Calderón de "intentar incidir en el resultado electoral tratando de estigmatizar al PRI como un partido de delincuentes".

En declaraciones a la emisora MVS, el político del Partido Revolucionario Institucional (PRI) indicó que se aguardaron "los tiempos para asegurarse que la Procuraduría General de la República (PGR) sirviera a los intereses electorales de la Presidencia y su partido" Acción Nacional (PAN).

Acusó al Gobierno de orquestar una campaña para lincharlo en los medios y "presionar al poder judicial para que les otorgue (...) una orden de aprehensión" y "con eso coronar su actuación mediática antes de la elección" del próximo 1 de julio, para la que el candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, figura como favorito.

Recordó que la investigación sobre supuesto lavado de dinero forma parte de una averiguación previa que data de 2009 contra tres gobernadores de su partido y destacó que hasta hoy no enfrenta ningún cargo ni en México ni en Estados Unidos y es completamente libre.

"En mi persecución no se busca la justicia, hay engaño, no tengo ninguna relación con el crimen organizado, no he recibido sobornos, no he brindado protección a ningún delincuente ni he realizado actividades de lavado de dinero", dijo el exgobernador del norteño estado de Tamaulipas.

Afirmó que tampoco tiene negocios inmobiliarios en Texas, donde el Departamento de Justicia de EE.UU. presentó dos demandas civiles para decomisar inmuebles que Yarrington presuntamente compró en ese estado por medio de testaferros y con dinero del narcotráfico.

Según la PGR (fiscalía), Estados Unidos pidió información a México sobre la situación patrimonial de Yarrington, quien fue gobernador de 1999 a 2004, para continuar integrando las acusaciones en su contra en ese país.

En los últimos días, la fiscalía ha registrado al menos 30 inmuebles en el marco de la investigación contra exgobernadores de Tamaulipas sobre supuestas "operaciones financieras e inmobiliarias con recursos de procedencia ilícita" y detenido a tres supuestos testaferros de los políticos.

"Se ha venido filtrando dolosamente que el patrimonio y empresas de hombres de negocios de Tamaulipas me pertenecen con el fin de dejar la impresión de que poseo un inmenso patrimonio, lo cual es absolutamente falso", dijo hoy Yarrington, quien añadió que ya sus cuentas bancarias fueron congeladas.

"En su desesperación de apuntalar a la candidata (oficialista, Josefina Vázquez Mota), calumnian y dañan a personas y empresas del estado de Tamaulipas", insistió el político, quien aseguró que las acusaciones "no podrán sostenerse ni demostrarse ante un juez".

El objetivo, añadió, "es ganar tiempo precioso para mantener engañados a los mexicanos e influir en su voto" el próximo 1 de julio, cuando los ciudadanos deberán elegir más de 2.000 funcionarios, entre ellos el presidente y 628 legisladores.

Sobre la decisión del PRI de suspender sus derechos como militante mientras se determina su situación jurídica, comentó que aún no ha sido notificado, pero señaló que en este momento el partido tiene que dedicarse a la campaña, mientras él se hace cargo de su defensa jurídica.