Un total de 186 mujeres fueron asesinadas entre enero y abril pasados en El Salvador, donde la muerte de una adolescente deportista a manos supuestamente de pandilleros ha conmocionado a la población, informaron hoy diversas fuentes.

La representante auxiliar del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), Verónica Simán, dijo que "en El Salvador el año 2011 cerró con 647 asesinatos de mujeres y, según datos de la Policía Nacional Civil (PNC), entre enero y abril del año en curso se contabilizaron 186 casos".

Simán dio estos datos durante la presentación del nuevo manual para la investigación de este tipo de casos por parte de la Fiscalía General de la República y la oficina centroamericana del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

La presentación del manual coincidió hoy con el sepelio en la localidad de San Vicente (centro) de la estudiante Alison Renderos, de 15 años, desaparecida el 9 de mayo pasado y cuyo cadáver desmembrado fue encontrado el 30 de ese mes.

Alison estaba sepultada en un cañaveral, cerca de otra mujer, Patricia Monge, y su identificación tardó varios días por su estado de putrefacción.

Renderos estudiaba en un colegio de San Vicente y era deportista de lucha, disciplina en la que ganó medallas de plata y bronce para El Salvador en competiciones escolares de Centroamérica y el Caribe el año pasado.

El director de la PNC, Francisco Salinas, quien asistió a la presentación del manual, dijo a periodistas que "es en el campo de las pandillas que se dio" el crimen de Alison, aunque no brindó detalles, argumentando que podría afectar la investigación.

La familia de la joven ha negado a la prensa que ella tuviera vínculos con pandillas.

Una "tregua" entre pandillas, con la mediación del obispo castrense, Fabio Colindres, ha bajado el promedio diario de asesinatos de catorce a entre cuatro y cinco desde marzo pasado, según las autoridades salvadoreñas.

La no gubernamental Red Feminista Frente a la Violencia Contra las Mujeres expresó en un comunicado "su indignación y consternación por el horrendo crimen de Alison Renderos".

Agregó que este asesinato "quizás podría haberse evitado si se diera más prioridad y un enfoque diferente a las desapariciones de las mujeres, por parte de las instituciones responsables de la investigación del delito".

La representante del UNFPA señaló, por su parte, que "la situación de los feminicidios merece una atención urgente por parte del Estado".

Simán recordó que la legislación salvadoreña define el feminicidio como el asesinato de una mujer "mediando motivos de odio o menosprecio por su condición de mujer" y establece penas de prisión de 20 a 35 años contra quienes lo cometan.

El representante regional adjunto del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Francesco Notti, remarcó que "el aumento en El Salvador de las tasas de feminicidios (...) ha sido objeto de preocupación en repetidas ocasiones por parte de los organismos internacionales de protección de los derechos humanos"

El manual presentado hoy contiene los procedimientos que deberán aplicar policías, fiscales y otras autoridades salvadoreñas en la investigación de los feminicidios.