Cinco cuerpos quemados y sin reconocer fueron encontrados dentro de un vehículo quemado en el desierto de Arizona y Paul Babeu, alguacil del condado Pinal, dijo el sábado que es posible que el caso esté relacionado con el narcotráfico.

Los cuerpos y el vehículo fueron encontrados en el valle Vekol, un área desértica escarpada y montañosa que es conocida por ser una zona de tráfico de drogas e inmigrantes sin permiso legal que van de México a Phoenix y hacia el interior de Estados Unidos.

Los cuerpos estaban tan severamente quemados que los investigadores no han podido determinar su género o raza. Aunque no está claro si las víctimas son de México, la policía de Pinal ya notificó al Consulado Mexicano.

"Dados todos estos indicadores, uno no tiene que ser un detective de homicidios para sumar toda esta información", dijo Babeu.

Un agente de la Patrulla Fronteriza fue el primero en ver la camioneta Ford Expedition transitando alrededor de las 4:30 de la mañana.

El vehículo desapareció a pesar de un esfuerzo de las autoridades locales y federales para rastrearlo. No está claro por qué el vehículo atrajo la atención de los oficiales.

Al amanecer, un agente vio huellas que iban desde la autopista Interestatal 8 hacia el desierto. El automóvil que dejó las marcas aparentemente se salió de la carretera y al parecer voló una corta distancia hasta que calló al desierto. Las huellas siguieron unos tres kilómetros (un par de millas) más.

Los agentes encontraron el vehículo con sus binoculares y vieron que ardía lentamente. Al acercarse con extintores encontraron los cadáveres adentro. Uno de ellos estaba en el asiento de atrás y cuatro más estaban tenidos en el compartimento trasero del automóvil. Los asientos delanteros estaban vacíos, indicó Babeu.

Babeu dijo que los investigadores tratarán de determinar si las víctimas estaban muertas o vivas antes de que la camioneta fuera incendiada.

"Está claro que estas personas fueron asesinadas, pero no conocemos la forma como murieron", indicó.

El alguacil dijo que el alcance de la violencia, en particular en la parte oeste del condado — a unos 56 kilómetros (35 millas) al sur de Phoenix — es otra evidencia de que el tráfico de drogas hacia el norte de la frontera no ha disminuido.

___

Susan Montoya Bryan está en Twitter como: http://www.twitter.com/susanmbryanNM