La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) informó hoy que en abril pasado la inflación alimentaria anual en América Latina y el Caribe alcanzó el 7,8 %, su nivel más bajo desde junio del 2011.

Según un documento difundido este jueves por el organismo, en marzo pasado la inflación registró un 8,3 %, mientras la inflación anual general pasó de 6,3 % a 6,1 % en el mismo periodo.

De acuerdo al Informe Mensual de Precios de la FAO, la baja en la inflación alimentaria regional se explica por reducciones importantes en las tasas de Chile, Ecuador, El Salvador, México, Paraguay y República Dominicana.

En contraste, los mayores aumentos en la inflación anual de los alimentos se dieron en Costa Rica, Nicaragua y Uruguay.

Según la FAO, los precios de los alimentos se desaceleraron más lentamente que el nivel general de precios, lo que implicó un incremento de la incidencia en la tasa general con respecto a lo reportado el año pasado.

"Los alimentos aumentaron su incidencia en la inflación general. Se estima que actualmente más de un tercio de la tasa de inflación general corresponde al efecto de las variaciones de los precios de los alimentos," señaló el representante regional de la FAO para América Latina y el Caribe, Alan Bojanic.

Mientras que en abril de 2011 el 30 % de la inflación general se explicaba por la inflación de alimentos, esta cifra se incrementó a 35 % en abril de 2012.

Actualmente, se estima que más de 2 puntos porcentuales de los 6 puntos que alcanzó la inflación general regional en abril, tienen su origen en las variaciones de los precios de los alimentos.

El documento agrega que en República Dominicana y Haití continúa la tendencia de reducción paulatina en ambas tasas de inflación que se inició desde el segundo semestre de 2011.

Ambos países reportan las tasas más bajas de lo que se observaba desde hace un año y medio, precisa el informe.

En tanto, en Costa Rica y Nicaragua, las inflaciones de alimentos aumentaron más de un punto porcentual: alcanzando 4,5 % y 12 % anual, respectivamente.

El organismo de Naciones Unidas destaca que las desaceleraciones más relevantes en los índices de precios, general y de alimentos, se dieron en El Salvador y México.

En el caso de El Salvador la tasa general redujo su ritmo a prácticamente a la mitad entre abril y marzo. Aún más pronunciada fue el descenso de su tasa de inflación de los alimentos, apenas registró una variación marginal de 0,2 %.

En Chile, en el mes de abril la inflación de los alimentos se redujo en 1,4 puntos, con lo cual la tasa anual descendió de casi 10 % en marzo a 8,4 %.

En Argentina, Brasil, Colombia, Perú y Venezuela se observó relativa estabilidad durante abril. En Ecuador la inflación anual de los alimentos se redujo 2 puntos porcentuales.

Paraguay destaca por ser el único país de toda la región que registra una variación negativa anual de -3,4 % en su índice de precios de los alimentos.

Según la FAO, los mayores incrementos en las tasas de inflación de este mes se dieron en Bolivia y Uruguay, donde el aumento estuvo cercano a un punto porcentual con respecto a la tasa anual reportada en marzo.