Desde enero hasta abril se inscribieron en el Registro de la Propiedad de Cuba 92.500 inmuebles, al amparo de una nueva ley que permite a los isleños comprar y vender sus casas sin intervención estatal.

A lo largo de todo el 2011 --cuando todavía no estaba en vigencia la normativa-- se asentaron unos 140.000 inmuebles, indicó el jueves Aniuska Puente, funcionaria del Registro de la Propiedad, del Ministerio de justicia.

La funcionaria dijo en rueda de prensa que el incremento demuestra que la población "ve en esta institución" una "garantía" de legalidad para resguardar sus propiedades.

El gobierno del presidente Raúl Castro aprobó una ley que permite a los cubanos, por primera vez en cinco décadas, comprar o vender sus casas y vehículos entre particulares mediante contrato notarial.

Sin embargo en el caso de las viviendas obliga a registrarlas. Hasta la entrada en vigor de la nueva reglamentación estaba anotado solo el 2% de las propiedades, informó Puente.

"Las personas ahora a partir del decreto ley para poder traspasar (la vivienda) tienen que estar inscriptos en el Registro de la Propiedad, como una garantía que da el Estado y pone en manos de todos", comentó Puente

Además la norma abrió la posibilidad de asentar los inmuebles incluso si estos no están sujetos a operaciones inmobiliarias.

Un reporte de finales del mes de abril informó que desde enero se habían comprado y vendido unas 2.700 inmuebles y donado (entre particulares) unas 10.660.