Un médico pakistaní que ayudó a la CIA a localizar a Osama bin Laden fue sentenciado a 33 años de prisión por presuntamente conspirar con un comandante extremista islámico, no por sus lazos con la agencia estadounidense de espionaje.

Una copia del veredicto obtenida por The Associated Press aumenta las interrogantes sobre el tratamiento de Pakistán al doctor Shakil Afridi.

Afridi fue sentenciado la semana pasada en un tribunal tribal. Pocos detalles fueron dados a conocer sobre el veredicto, pero funcionarios no dijeron nada para desmentir la convicción general de que fue castigado por ayudar a la CIA.

El documento de cinco páginas, reportado inicialmente por el diario pakistaní Dawn, dijo que Afridi fue declarado culpable de conspirar con el extremista Mangal Bagh.

La familia de Afrido dice que éste es inocente y va a apelar el fallo.