La deuda del Estado español aumentó el 10,2 por ciento en 2011 en relación con el año precedente, según los datos difundidos hoy por el Banco de España.

No obstante, este aumento es inferior al experimentado en el ejercicio anterior, cuando creció el 14 %.

El jefe de la división de instrumentación monetaria del Banco de España, Javier Maycas, señaló en una conferencia de prensa que las cifras de 2011 son un reflejo de las menores necesidades de endeudamiento del Estado, fruto del ajuste en las cuentas públicas.

Maycas destacó que la emisión neta de deuda se redujo el 17 %, hasta alcanzar 53.603 millones de euros, frente a los 64.812 millones de 2010.

El coste medio de la financiación del Estado se vio afectado por la crisis de la deuda soberana de la zona del euro y subió 130 puntos básicos con respecto a 2010.

El diferencial entre el bono español a diez años y el alemán del mismo plazo, que permite medir la prima de riesgo, creció a lo largo del año hasta alcanzar en diciembre una media de 360 puntos básicos, frente a los 247 del año anterior.

La tendencia alcista de la prima de riesgo española se mantuvo en los primeros meses de 2012 y hoy superaba al comienzo de la sesión la barrera de los 500 puntos básicos hasta alcanzar los 509,9 puntos, lo que encarece enormemente la financiación del país.