El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi aspira a la presidencia italiana, pero con mayores poderes.

Berlusconi, primer ministro de Italia en tres ocasiones, dijo el viernes que su partido propondrá una enmienda constitucional para permitir a los italianos elegir directamente al presidente, al igual que en Francia. En la actualidad, la presidencia italiana es un cargo mayormente ceremonial, con un solo mandato de siete años y únicamente por ambas cámaras del Parlamento.

Al igual que Francia, dijo Berlusconi, Italia debería hacer de la presidencia el máximo cargo del poder ejecutivo, designada por el partido que obtenga más bancas parlamentarias en los comicios y con dos mandatos.

Berlusconi dijo que no aspira a la presidencia, "aunque hay responsabilidades que uno no puede evitar".

El mandato presidente italiano Giorgio Napolitano expira el próximo año.