El presidente de Corea del Sur, Lee Myung-bak, instó hoy a su Gabinete a tomar medidas para amortiguar el impacto de un eventual empeoramiento de la situación en Europa, ante el temor de que Grecia pueda salir de la eurozona.

Lee detalló en su reunión semanal con miembros del Gabinete que "debido al incremento de la incertidumbre sobre la crisis en Grecia, tenemos que trabajar junto a expertos y organizaciones económicas para prepararnos a fondo para varios escenarios", informó la agencia Yonhap, que cita al portavoz presidencial.

"Tenemos que asegurar que la crisis no sea un motivo de preocupación para nuestra población", añadió el mandatario.

En Corea del Sur, cuarta economía de Asia, la preocupación por la situación en Grecia ha aumentado estas semanas por la posibilidad de que el país heleno no pueda cumplir con los términos de su rescate, lo que podría llevarle a abandonar la zona euro y desestabilizar los mercados.

Grecia volverá a celebrar elecciones el 17 de junio después de que fracasaran los intentos de formar Gobierno tras los comicios del 6 de mayo, en medio de la grave crisis económica y el debate sobre su continuidad en el euro.

Pese a la crisis, las exportaciones de productos manufacturados de Corea del Sur a la Unión Europea se incrementaron un 16,1 por ciento interanual durante la segunda mitad de 2011, alentadas por el Tratado de Libre Comercio (TLC) sellado en julio de ese año, informó hoy el Gobierno surcoreano.

Con el TLC ambos mercados prevén reducir en los próximos cinco años el 96 por ciento de los aranceles en los sectores de alimentación, productos manufacturados y servicios.

Según el Ministerio surcoreano de Finanzas, las exportaciones a la UE en el segundo semestre de 2011 se dispararon en el caso de productos como el petróleo refinado, que aumentó un 235,4 por ciento; el de automóviles, que subió un 71,8 por ciento; y el de componentes de automóviles, que lo hizo un 15,3 por ciento.

Según datos oficiales, el 61,4 por ciento de las empresas surcoreanas se han beneficiado del TLC, mientras que en el caso europeo la cifra alcanza el 47,1 por ciento.