Las autoridades de Nicaragua reforzaron la red de vigilancia en seis volcanes activos en el Pacífico del país, lo que permitirá una mejor prevención ante eventuales erupciones, informó hoy una fuente oficial.

Los colosos que están bajo un sistema de monitoreo más efectivo son el San Cristóbal, Telica, Concepción, Momotombo, Cerro Negro y Santiago de Masaya, todos activos y en la vertiente del Pacífico, declaró a medios oficiales Angélica Muñoz, directora del Departamento de Geofísica del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

Muñoz precisó que en el volcán Santiago de Masaya, ubicado a 23 kilómetros al sureste de Managua y que registró una fuerte actividad sísmica y de emisión de gases y cenizas en abril pasado, instalaron dos cámaras web y varias estaciones de vigilancia.

"Necesitamos localizar si hay algún sismo, poderlo localizar con estos equipos", reiteró.

Ese cráter, además, será estudiado durante 11 días por un equipo de investigadores de la Universidad Tecnológica de Chalmers, Suecia, quienes efectuarán mediciones con un multisensor para detectar qué tipo de gases emite.

Asimismo, el Ineter y científicos de la Universidad Estatal de Arizona, Estados Unidos, instalaron esta semana en el cráter del volcán Telica, situado a 125 kilómetros al oeste de Managua, un robot que vigilará permanentemente las emisiones de gases y las lluvias alrededor del coloso, cuya última erupción fue en mayo del año pasado.

En los otros cuatro volcanes las autoridades nicaragüenses también instalaron nuevos sistemas de vigilancia, confirmó Muñoz.

"Estos 6 volcanes nosotros los vigilamos permanentemente. Cuando nosotros vemos que entran en un período de mayor actividad concentramos muchos esfuerzos en fortalecer la vigilancia", subrayó.

El volcán Cerro Negro, en la provincia de León, 90 kilómetros al noroeste de Managua, y el Telica son los que mayor actividad reportan en Nicaragua, según las autoridades.