El Senado de Alabama aprobó el miércoles varios cambios a la polémica ley estatal de inmigración, al avalar una versión limitada de revisiones adoptada el mes pasado por la cámara baja y mantener vigente la mayoría de los puntos controversiales de la legislación.

En el último día de trabajos de la sesión regular del año en la legislatura estatal, el Senado aceptó en una votación de 20-7 las revisiones recomendadas por el senador republicano Scott Beason sobre la ley, considerada la más dura contra la inmigración irregular en Estados Unidos.

Los senadores dejaron intactas la mayor parte de las disposiciones controversiales de la legislación, incluyendo una que fue retirada por la Cámara de Representantes y que busca exigir a las escuelas que verifiquen la ciudadanía de los estudiantes que se inscriban.

"Creo que mantiene claramente la fuerza de la ley", afirmó Beason. "Sigo creyendo que tenemos la mejor ley del país".

Las revisiones del Senado regresan ahora a la Cámara de Representantes, la cual puede coincidir con esos cambios o enviar su versión a una comisión bicameral para resolver las diferencias.

La votación ocurrió mientras un grupo de manifestantes intentó bloquear los acceso a las dos cámaras y la Policía detuvo a siete personas.

La versión del Senado permite que las identificaciones militares sean prueba de ciudadanía. También prevé que las personas paradas por incidentes de tráfico en el estado usen las tarjetas de crédito o de elector como documentos temporales de identificación, mientras que la ausencia de la licencia de conductor conllevará prisión desde ahora.

Los cambios prevén que el Departamento de Seguridad Nacional publique cada tres meses una lista de los inmigrantes sin permiso de estar en el país que aparezcan en la corte por infracciones a la ley estatal, estén o no convictos.

El Senado eliminó la disposición que permitía a las organizaciones religiosas entregar ayuda caritativa a los extranjeros sin autorización migratoria.

Los senadores dejaron en la ley la exigencia de que los policías averigüen la ciudadanía de las personas que creen que están indebidamente en el país cuando se les ordene parar por alguna infracción vial.

El debate sobre las revisiones fue candente en el Senado. Incluso Beason pasó los últimos 15 minutos impidiendo que hablaran en la tribuna los demócratas que critican la ley.