El presidente de Mapfre, Antonio Huertas, anunció hoy que la compañía española comenzará a operar en el ramo de salud en Brasil a inicios del próximo año con una inversión inicial de 20 millones de reales (unos 10 millones de dólares).

Huertas explicó que la empresa llevará a cabo sus planes en el segmento de salud "con tiempo, sin prisas" y tratando de aprovechar su conocimiento en ese sector de otros países, según dijo en una rueda de prensa hoy en Sao Paulo.

El presidente de Mapfre en Brasil, Wilson Toneto, precisó que la aseguradora comenzará a operar pólizas colectivas y que espera alcanzar entre 250.000 y 300.000 clientes en tres años en ese ramo, que en Brasil está concentrado en pocas firmas.

Asimismo, precisó que el montante de inversión, que aumentará en función de las necesidades de desarrollo del negocio, es superior al mínimo exigido por las autoridades reguladoras en Brasil, que se sitúa en los 15 millones de reales (unos 7,5 millones de dólares).

En su primera visita a Brasil desde que fue nombrado presidente del grupo, Huertas informó además que el principal grupo asegurador español se iniciará también como administrador de consorcios en Brasil con un capital inicial de 25 millones de reales (unos 12,5 millones de dólares) y que se centrará en inmuebles y vehículos.

Huertas dijo además que la empresa está ejecutando una inversión de 100 millones de dólares para transformar su centro de datos de Sao Paulo en la base centralizada para América Latina.

De acuerdo con el presidente de Mapfre, la firma se apoyará en las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías y convertirá el data center situado en Alphaville, en el área metropolitana de Sao Paulo, en su centro de datos para el conjunto de la región.

En la actualidad, Mapfre lleva a cabo la migración de los datos de los otros países y cuenta con la multinacional española Telefónica como socio tecnológico para llevar a cabo las operaciones.

El espacio de Sao Paulo es el tercer centro de procesamiento de datos de esas características del grupo español, que se suma a los dos que la compañía posee en Madrid y Miami (EE.UU).

Mapfre ganó 271,4 millones de euros (unos 345,4 millones de dólares) en el primer trimestre de este año, dato que supone una reducción del 12,5 por ciento respecto a 2011, por la ausencia de resultados extraordinarios y menores plusvalías respecto al mismo periodo de un año antes.

Sin embargo, el grupo destacó la expansión del negocio en Brasil, que ha crecido el 95,4 por ciento, hasta los 1.142 millones de euros (unos 1.453 millones de dólares) en el trimestre.