Un tribunal malayo condenó a muerte el jueves a tres hermanos mexicanos y a otros dos acusados por tráfico de drogas, rechazando el alegato de la defensa de que la evidencia había sido manipulada.

Los tres hermanos mexicanos son del estado de Sinaloa, la cuna del narcotráfico en su país, pero no tienen historial delictivo en México. Fueron arrestados en el 2008 en una aislada fábrica de drogas en Malasia en el 2008 y dijeron que estaban limpiando el lugar, no fabricando drogas.

El juez Mohamad Zawawi Salé, del alto tribunal de Kuala Lumpur, dijo el jueves que la fiscalía había probado el caso más allá de cualquier duda razonable. Los otros acusados en el caso son un malayo y un hombre de Singapur.

"El tribunal falla que los cinco acusados están conscientes y están involucrados en la actividad de producción de drogas", dijo el magistrado, y añadió que el veredicto deberá ser una advertencia a potenciales narcotraficantes.

El hermano mayor, Luis Alfonso González, dijo: "Estamos muy tristes. pensamos que íbamos a ser absueltos".

El tribunal había rechazado previamente los argumentos de la defensa de que algunas discrepancias en la evidencia equivalían manipulación, luego que un químico declarase que siete muestras que recibió para análisis parecían diferentes de lo que había visto en la fábrica. La fiscalía negó que hubiese manipulación que minase el juicio.

En la fábrica donde los hombres fueron arrestados, la policía confiscó más de 29 kilogramos (63 libras) de metanfetamina, valorada en 15 millones de dólares.

Los hombres pueden apelar el veredicto.

El juez Zawawi dijo que estaba claro que los hombres habían sido arrestados en un laboratorio ilegal de drogas. Rastros de drogas fueron hallados en sus ropas, y sus argumentos de que estaban limpiando el lugar no eran lógicos porque los rastros fueron encontrados también en la ropa interior, dijo.

Algunos de los familiares de los hermanos, incluyendo dos hermanas y la esposa de uno de ellos, asistieron a audiencias previas, pero no estaban en la corte el jueves.

Los hombres son los primeros mexicanos arrestados en Malasia por cargos de narcotráfico. Ellos trabajaban en la producción de ladrillos en México, y la familia dice que salieron del país para una oportunidad de trabajo en el exterior. Familiares y vecinos insisten en que no había indicios de que estuviesen involucrados en narcotráfico.

Los hombres se veían serenos mientras el juez leyó el veredicto. Van a apelar la decisión, dijo su abogado, Kitson Foong.

Los hermanos — José Regino Gonzáles, de 33 años; Simón, de 37, y Luis Alfonso, de 44 — fueron enjuiciados junto con Lim Hung Wang, de Singapur; y el malayo Lee Boon Siah.

El gobierno de malasia dijo el año pasado que había ejecutado a más de 440 personas en los últimos 50 años, muchas de ellas por delitos de drogas, y que unas 700 están ahora en el pabellón de los condenados.

El gobierno mexicano no ha tratado de intervenir en el caso, dijo el cónsul Isidro Alejandro Ortiz Félix, tras asistir a la audiencia del jueves.

México no incluye la pena de muerte en su código penal y se niega a extraditar a sus ciudadanos en el caso de que puedan ser condenados a la pena capital en otro país.