El Consejo de ministros de Alemania acordó hoy el envío de hasta diez militares germanos desarmados para sumarse a la misión de observación de las Naciones Unidas en Siria.

El gabinete de Merkel decidió enviar en primer lugar un oficial de enlace para conocer los detalles de la misión, para la que la ONU espera reclutar hasta 300 observadores militares y a la que se han sumado ya unos 190 uniformados de todo el mundo.

La tropa internacional tiene como objetivo ayudar a cumplir el plan de paz del mediador de las Naciones Unidas, Kofi Annan.

El Ejecutivo alemán aprobó el envío de militares pese a que la misión se encuentra amenazada por la permanente violación del alto el fuego acordado por el Gobierno y los rebeldes en Siria.

Este martes, según informaciones de Naciones Unidas, resultó alcanzado por una bomba un convoy con cuatro vehículos de la ONU cerca de la localidad siria de Hama.