Decenas de seguidores del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se reunieron hoy en una plaza de Caracas en apoyo a los manifestantes del 15M en Madrid, en un acto aprovechado por el chavismo para defender la política económica del Gobierno.

"Hemos oído cómo se reprime; hace un año en el mundo se inició ese movimiento de indignados en contra del paquete de medidas económicas fondomonetaristas; nosotros los vivimos hace 23 años", dijo la dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) Blanca Eekhout.

Se refería así a la rebelión cívica denominada "El Caracazo", que en 1989 estalló tras el fuerte ajuste económico aprobado por el entonces recién nombrado presidente Carlos Andrés Pérez.

"Mientras que en el mundo la dictadura del Fondo Monetario Internacional, la dictadura del Banco Mundial decide el destino de los pueblos, nosotros podemos decidir dónde se invierten los recursos de nuestro país", dijo Eekhout.

Al acto asistieron decenas de seguidores portando camisetas rojas y mostrando emblemas e imágenes de Chávez, mientras que en el escenario se vio una bandera republicana española.

Más de 2.000 personas, convocadas por el 15M, protagonizaron hoy en la Puerta del Sol de Madrid una gran cacerolada, uno de los últimos actos celebrados por este movimiento desde el pasado sábado por el primer aniversario de las protestas de miles de "indignados" contra el comportamiento de la clase política y financiera.