La canciller federal alemana Angela Merkel trazó un paralelo entre Ucrania y su vecino autoritario Bielorrusia diciendo que los pueblos de ambas naciones siguen viviendo bajo la dictadura y la represión.

Sus comentarios al Parlamento sobre el gobierno del presidente ucraniano Viktor Yanukovich tienen lugar en medio de los esfuerzos germanos por asegurarse de que la ex primera ministra ucraniana Yulia Tymoshenko, encarcelada en su país, reciba una atención médica adecuada. El ministerio de relaciones exteriores de Ucrania no formuló ninguna declaración al respecto.

Varios gobiernos occidentales han mostrado su indignación ante la condena de Tymoshenko por considerar que tiene motivación política.

La cuestión amenaza convertir la Eurocopa, que Ucrania coorganiza con Polonia el mes próximo, en un bochorno político.

Algunos funcionarios europeos han amenazado boicotear los partidos en Ucrania debido al supuesto maltrato de la ex primera ministra.

Tymoshenko, de 51 años, puso fin el miércoles a una huelga de hambre de casi tres semanas después de ser trasladada desde la cárcel a un hospital para tratarle una severa afección en la espalda bajo la supervisión de un médico alemán.

El ministro de relaciones exteriores de Alemania, Guido Westerwelle, dijo que se mantiene en pie la oferta de Berlín de trasladar a Tymoshenko a Alemania para su tratamiento. "Deseamos que la señora Tymoshenko reciba un tratamiento médico apropiado a largo plazo".

Westerwelle insistió en que "Ucrania debe adherir plenamente a la democracia y el imperio del derecho".