Toyota Motor, primer fabricante nipón de vehículos, logró en el año fiscal 2011 un beneficio neto de 283.559 millones de yenes (2.739 millones de euros), lo que supone un 30,5 % menos que en 2010, informó hoy la compañía.

El grupo de Aichi (centro) atribuyó esta caída a la apreciación del yen y los desastres naturales de 2011 en Japón y Tailandia, aunque destacó que los niveles de producción y ventas se han recuperado antes de lo previsto.

Por eso, para este año fiscal 2012, que termina el 31 de marzo de 2013, Toyota pronostica un beneficio neto de 760.000 millones de yenes (7.340 millones de euros), lo que supone un 168 % más que el del ejercicio 2011.