El Banco Mundial (BM) alertó hoy que 21 millones personas afrontan una hambruna a consecuencia de dos sequías simultáneas en el Cuerno de África y el Sahel e indicó que trabaja en un plan de respuesta de 1.800 millones de dólares.

"La sequía en el Cuerno de África y los acontecimiento en el Sahel tienen un impacto enorme entre la población más pobre y las personas sin hogar a causa de los conflictos", aseguró Jamal Saghir, director del Banco Mundial para el Desarrollo Sostenible en la región africana.

"Las comunidades están siendo incapaces de encontrar comida porque o bien es muy cara o porque tienen que huir fuera de los campos de refugiados a causa de la violencia", afirmó Saghir en una nota de prensa.

Entre los países más afectados se encuentran Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania, Níger, Etiopía y Somalia.

El Banco Mundial señaló que está en marcha un plan de 1.800 millones de dólares para hacer frente a las necesidades de alimentación, que incluye inversiones en salud y nutrición, mejoras en los pronósticos meteorológicos, sistemas de alerta temprana y medidas de gestión de riesgos.

"Nuestra estrategia se concentra en asegurar las necesidades inmediatas a través de los proyectos en marcha en los países más afectados y sentar las bases para una mayor resistencia a las sequías a largo plazo", explicó Makhtar Diop, el nuevo vicepresidente del BM para África.

En lo que va de año el organismo internacional ha desembolsado 147 millones de dólares y 944 millones más se han comprometido para proyectos de prevención en la región.

Se espera que las precipitaciones en el Cuerno de África y el Sahel estén por debajo de la media habitual durante todo 2012.