Una mejora de la infraestructura ferroviaria en Cuba generó un incremento de la velocidad de las locomotoras, pero también de la mortalidad debido a choques de trenes con vehículos o de personas que son atropelladas.

"Muchos conductores y peatones obvian el peligro que significa cruzar la línea del tren, aunque vean aproximarse a la locomotora", afirmó Ronald Bofil, director de seguridad e inspección ferroviaria del Ministerio de Transporte en declaraciones publicadas el lunes por el semanario Trabajadores.

"Hoy en la vía las medidas tienen que ser extremas", indicó. El funcionario señaló que "con la actual revitalización de las vías férreas, los trenes alcanzan paulatinamente mayores velocidades".

Informó que en 2011 se produjeron 47 sucesos entre locomotoras y peatones, con la pérdida de 30 vidas.

Cuba desarrolla actualmente un programa de inversiones para mejorar sus vías férreas y darle mantenimiento a sus trenes, un sector muy afectado por la crisis de la década de los 90 del pasado siglo y que no lograba remontar, reconocieron las autoridades.

El informe de 2011 indicó que 19 personas murieron en 2010 por choques con trenes o atropellamientos.

Además de la irresponsabilidad de peatones y conductores que se atraviesan en las vías sin detenerse o mirar, el funcionario destacó el problema del ganado suelto que cruza los rieles y pone en peligro a los trenes.