El presidente Rafael Correa aseguró el sábado que el proceso de liquidación con la petrolera brasileña Petrobras está listo, a más de un año de finalizada una renegociación de contratos cuyas nuevas condiciones fueron rechazadas por la transnacional.

Correa, quien no detalló el monto fijado para la liquidación que incluye el reconocimiento de las inversiones de Petrobras, solo informó tras una reunión que "se concretó todo y ya se va a liquidar ese contrato".

Durante su programa sabatino de radio y televisión, calificó a los contratos anteriores, denomidados de participación, como "entreguistas" porque disponían que las ganancias extraordinarias por el precio del crudo en el mercado internacional se las llevaba la empresa y nada se entregaba al estado.

Petrobras, junto a la estadounidense EDC, la surcoreana Canada Grande y la china CNPC Amazon no aceptaron las nuevas condiciones contractuales planteadas por el gobierno de Correa y decidieron terminar su operación en el país en enero de 2011.

Los nuevos contratos denominados de prestación de servicios implican el pago de una tarifa por servicios específicos, sin que la compañía tenga ninguna participación en el crudo o las ganancias obtenidas de su venta.