El presidente Hugo Chávez afirmó el sábado que la red social de Twitter es una maravillosa herramienta para dar respuesta a muchos problemas e informar sobre decisiones, en momentos que crecen las criticas de aquellos que lo acusan de gobernar de manera virtual.

El mandatario, quien no ha aparecido en público desde su arribo al país la madrugada del jueves, hizo declaraciones en ocasión de un acto organizado por sus partidarios para conmemorar el segundo aniversario del envío de su primer mensaje desde su cuenta "@chavezcandanga" de Twitter.

"Fíjense que hace poco estaban criticándome los voceros del escualidismo (como llama a sus adversarios)... diciendo que yo estaba gobernando por Twitter", dijo el mandatario en un contacto telefónico con sus seguidores concentrados en un teatro de Caracas.

Decir que "Chávez esta gobernando desde de La Habana por Twitter y tal, (es) una cosa tan absurda, pero que revela en el fondo la importancia de 'chavezcandanga' que llega al mundo entero, no tiene limites", agregó.

Candanga es una palabra usada en varios países para referirse al diablo. En Venezuela, denota que un niño es muy travieso o que el castigo será tan severo que aquel que erró verá el diablo.

El mandatario, que antes de enfermarse acostumbraba salir frecuentemente por los medios y dar maratónicos discursos, en los primeros ocho días de su reciente viaje a Cuba, sólo se comunicó con los venezolanos a través de mensajes en Twitter y por medio de declaraciones escritas.

Esto alimentó una ola de rumores sobre presuntas complicaciones relacionadas con la reaparición del tumor maligno en febrero, así como la discusión por sus continuos viajes a Cuba, donde decidió tratarse.

Durante su convalecencia, el líder izquierdista se ha esforzado por mostrar que está frente del gobierno y sólo en ocasiones ha delegado algunas funciones administrativas a sus más cercanos colaboradores.

Tras su reciente regreso al país, Chávez ha usado profusamente Twitter para saludar y ofrecer adelantos de sus decisiones de gobierno, que incluyen la redacción de un nuevo régimen de beneficios laborales.

Chávez ha mantenido en secreto algunos detalles de su enfermedad, incluyendo el tipo de cáncer, la ubicación precisa de los tumores y el diagnóstico de los médicos.

El gobernante fue intervenido el pasado 26 de febrero en La Habana para extirparle una lesión cancerosa de 2 centímetros que apareció en el mismo lugar donde hace diez meses le operaron de un tumor del tamaño de una pelota de béisbol que le apareció en la región pélvica.

A partir de marzo el mandatario inició las sesiones de radioterapia en Cuba para combatir la reaparición del cáncer.

En junio del año pasado Chávez se sometió a dos intervenciones en Cuba para atenderse un absceso pélvico y un tumor canceroso.

Entre julio y septiembre al mandatario le aplicaron cuatro fases de quimioterapia en La Habana y Caracas.