Abogados de un ex militar salvadoreño acusado de estar implicado en el caso del asesinato de seis sacerdotes jesuitas en 1989 debe presentarse en una corte federal de Estados Unidos el jueves para una audiencia sobre su estatus migratorio.

Inocente Orlando Montano, de 69 años, está entre los 20 salvadoreños acusados en España el año pasado en conexión con asesinatos cometidos durante la guerra civil de 12 años en El Salvador. Montano ha negado estar vinculado con dichas muertes.

El salvadoreño fue arrestado por otros cargos migratorios en Massachusetts el año pasado.

Montano fue instruido por ocho cargos relacionados con un supuesto fraude inmigratorio y fue arrestado el año pasado. En un principio, firmó un acuerdo con la fiscalía pero más adelante informó al tribunal que se declararía inocente.

El jueves 16 de febrero la jueza Judith Dein le preguntó si comprendía los cargos en su contra.

"Los comprendo, pero no estoy de acuerdo con ellos", dijo por medio de un intérprete.

La fiscalía sostiene que Montano formuló declaraciones falsas cuando solicitó estatus de protección temporal en 2002. Esta condición permite a algunos extranjeros buscar protección temporal en Estados Unidos si no pueden volver a sus países en condiciones de seguridad.

Montano al parecer respondió que "no" a preguntas acerca de si había servido alguna vez en una unidad militar, paramilitar o policial.

Durante una audiencia judicial en diciembre, Montano admitió por medio de un intérprete que había sido oficial en el ejército salvadoreño durante 30 años. Antes había desmentido tener alguna relación con las muertes.

Montano dijo durante una presentación anterior ante la justicia que había trabajado como operador de una máquina en una fábrica de golosinas.

El ex militar, que ha vivido durante una década en los suburbios de Boston, obtuvo la ratificación de su libertad bajo fianza el 20 de abril luego que su abogado argumentó que por una confusión legal el salvadoreño solicitó un pasaporte a su país, cuando tenía prohibido hacerlo.