Narcy Novack, una ecuatoriana residente en la Florida, acusada de solicitar la muerte de su marido y su suegra, comparece el lunes en un tribunal de esta ciudad.

Su hermano Cristóbal Veliz, de 57 años, también es acusado en el caso. Ambos han declarado su inocencia.

Se les acusa de contratar asesinos que liquidaron a Bernice Novack en su hogar en Florida y a Ben Novack en un hotel en Nueva York. El padre de Ben Novack construyó el hotel Fontainbleau en Miami Beach. El y su madre fueron muertos a golpes en el 2009 en lo que el gobierno dice fue un intento de Narcy Novack por hacerse de los bienes multimillonarios de la familia.

El principal delito de asociación para cometer delito, se castiga con cadena perpetua.

Hay varios elementos extraños en el caso de homicidio contra la señora Novack, de 54 años, residente de Fort Lauderdale, Florida. Pero no es probable que esos detalles la aligeren su posible participación en los crueles asesinatos de su esposo multimillonario y de su madre, se supone para apoderarse de la fortuna de la familia.

"Se trata de un plan diabólico de una mujer que deseaba eliminar a su esposo y apoderarse de su fortuna", destacó la fiscal del condado de Westchester, Janet DiFiore, cuando encausó a Novack. La fiscalía cree que Novack temía que su esposo se estaban cansando de ella y que la iba a dejar sin nada.

Dos hombres se declararon culpable de perpetrar el asesinato y se prevé que rindan testimonio a favor de la fiscalía, señalando que fueron contratados por Novack y su hermano. Otros dos hombres también se han declarado culpables.

Tres meses antes, la madre de Ben Novack, Bernice Novack, de 86 años fue hallada muerta en su residencia de Fort Lauderdale.

El forense describió en un principio esta muerte como un accidente, aun cuando la fallecida tenía la mandíbula rota y había manchas de sangre en el vehículo y en las paredes de la casa de la misma. Las fotografías mostraban a la mujer que yacía en medio de un enorme charco de sangre.

La muerte de Bernice Novack implicaba que la herencia que Ben Novack recibiría de su padre sería mayor. Cuando Ben Novack fue asesinado, Narcy Novac estaba en la línea de la herencia.

Sin embargo, la hija de la mujer, May Abad, que era hijastra de Ben Novack, presentó una demanda en Florida que impidió a Novack acceder a la herencia.

Si Narcy Novack es declarada culpable, la herencia calculada en 10 millones de dólares irá principalmente a los dos hijos de Abad, quien se prevé será testigo en el juicio.

Abad estuvo implicada en un incidente que propició que la defensa impugnara la integridad de la investigación.

El fiscal Elliott Jacobson reveló en marzo que un detective del condado en el caso entregó de su bolsa 5.000 dólares a Abad para reubicarla después de que Abad expresara temor por su seguridad.

El detective fue retirado del caso, pero el abogado de la defensa, Howard Tanner, dijo que el pago muestra que "la investigación tenía fallas y carecía de imparcialidad desde el principio".

Tanner dijo que podría utilizar este incidente para impugnar la credibilidad de Abad.