Los presidentes de El Salvador, Honduras y Nicaragua reafirmaron el viernes su oposición a la despenalización de las drogas y rechazaron las acusaciones de que Estados Unidos haya intervenido para boicotear una reunión en Guatemala.

Luego de más de cuatro horas de reunión privada en la Casa Presidencial, los presidentes de Honduras, Porfirio Lobo; de Nicaragua, Daniel Ortega; y El Salvador, Mauricio Funes, expresaron su compromiso de continuar fortaleciendo los esfuerzos de seguridad regional para enfrentar los problemas provocados por la delincuencia, el crimen organizado y el narcotráfico.

En ese sentido, afirmó Lobo al leer el comunicado conjunto, "rechazamos la despenalización de la droga como alternativa de solución al problema del narcotráfico".

Los mandatarios también expresaron "su firme convicción y apego de los principios de soberanía, independencia y no intervención en el manejo de sus asuntos internos y externos, especialmente los temas vinculados a su seguridad".

En ese sentido, dijeron los tres presidentes, "rechazan categóricamente cualquier afirmación que insinúe la injerencia de países externos a la región en cualquier decisión que se haya tomado sobre el tema", en una clara alusión a las afirmaciones del presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina.

Pérez Molina acusó el jueves a Estados Unidos de utilizar al gobierno de El Salvador para boicotear la reciente cumbre centroamericana sobre seguridad y despenalización de las drogas a la que fueron convocados todos los presidentes de la región.

En declaraciones a la prensa, el mandatario guatemalteco dijo que a Funes "le hablaron de Estados Unidos para que no asistiera y habló con otros presidentes".

Dejó entrever que el "temor" de Washington era que en la cumbre surgiera una posición centroamericana concertada sobre la propuesta de la despenalización de las drogas y fuese planteada en la próxima cumbre de las Américas en Colombia.

Los mandatarios también se reunieron para darle un impulso a la "Declaración de Managua", donde se reconoce al Golfo de Fonseca — que comparten los tres países — como zona de paz, sostenible y seguridad, informó la secretaría de Comunicaciones de la presidencia.