El gobierno peruano cesó el viernes a un funcionario del Ministerio de Energía y Minas a quien la prensa local denunció como el supuesto dueño de la mayor empresa exportadora de oro ilegal en momentos en que el Ejecutivo lucha por erradicar la minería informal en la selva sureste.

El jefe del gabinete Oscar Valdés dijo a la prensa que ha sido despedido Luis Zavaleta, quien se desempeñó hasta el jueves como director general de hidrocarburos del Ministerio de Energía y Minas.

"Ya no es funcionario... los funcionarios públicos no deben tener doble papel. Lamentamos que esto haya sido detectado primero por la prensa y se nos haya adelantado", dijo Valdés en una rueda de prensa tras culminar un consejo de ministros en palacio de gobierno.

El viernes, el diario El Comercio publicó que Zavaleta es el dueño de la empresa Universal Metal Trading que en 2011 exportó 19,2 toneladas de oro valuadas en 901 millones de dólares, según la agencia recaudadora de impuestos.

The Associated Press telefoneó a Universal Metal Trading en busca de comentarios pero no obtuvo una respuesta de inmediato.

El matutino dijo que la exportadora estaba en la mira de las autoridades que luchan contra el lavado de dinero y la evasión fiscal por ser sospechosa de comprar oro ilegal a través de dos agencias que mantiene en los centros de las mafias de extracción ilícita de este metal, en las ciudades de Puerto Maldonado y Huepetuhe, en la región de Madre de Dios.

La agencia recaudadora de impuestos dijo que las exportaciones de Universal Metal Trading incluso superaron al grupo Buenaventura que en 2011 exportó oro por 825 millones de dólares. El grupo Buenaventura es uno de los accionistas de Yanacocha, la mayor mina de oro de Latinoamérica, ubicada en la sierra norte de Perú.

Las autoridades señalan que la minería ilegal ha causado la deforestación de 18.000 hectáreas de bosques amazónicos de Madre de Dios, una de las regiones de mayor biodiversidad del mundo, y que al mismo tiempo ha provocado el surgimiento de trata de personas y prostitución.

Cifras oficiales indican que la minería informal evade alrededor de 185 millones de dólares anuales al fisco.