Un disidente chino, Xue Mingkai, que cumplió una pena de 18 meses de prisión por ser miembro de un partido político proscrito ha vuelto a ser convicto por subversión a otros cuatro años de prisión, dijo el miércoles un grupo de derechos humanos.

El grupo Defensores de Derechos Humanos, en Hong Kong, informó que no estaban claros los detalles del más reciente caso de Xue Mingkai, aunque el hombre había sido encarcelado el 12 de marzo en su casa de la provincia de Shandong, en la región central de China pero había estado detenido por la policía durante más de un año.

Asimismo, los familiares de Gao Zhisheng, un importante abogado defensor de los derechos humanos dijeron el miércoles que las autoridades chinas les permitieron visitarlo en una prisión. Es la primera vez que se confirma independientemente que está vivo en casi dos años.

El hermano de Gao Zhisheng, Gao Zhiyi, afirmó el miércoles que ha visto a su hermano pero agregó que "no era conveniente" decir más.

La esposa del disidente, Geng He, dijo que el padre y el hermano de Gao lo vieron por media hora en una remota prisión el sábado. Geng reside actualmente en California.

El paradero de Gao, quien inicialmente dijo que había sido secuestrado y torturado por las autoridades chinas, no se conocía por 20 meses hasta que la prensa oficial reportó en diciembre que iba a ser enviado a prisión por tres años acusado de haber violado libertad condicional.

Activistas de derechos humanos han criticado el uso de leyes vagas contra la subversión por parte del gobierno para encarcelar a críticos. Las autoridades empezaron a usar leyes se subversión en contra de activistas luego de revocar una muy criticada ley sobre actividades contrarrevolucionarias.

Los líderes comunistas lanzaron un esfuerzo para acabar con la disidencia el año pasado en respuesta a llamamientos anónimos en línea para que se replicaran en China las protestas que se revelaron contra gobiernos en el norte de Africa y el Medio Oriente. El arresto de Xue es visto como parte de esa ofensiva.

Previamente, Xue había pasado 18 meses en prisión por cargos de subversión contra el poder del estado por unirse al Partido Democracia en China, con sede en Estados Unidos.

Pasó menos de cuatro meses fuera antes de ser detenido de nuevo el 26 de febrero de 2011, dijeron Defensores de Derechos Humanos en China a través de un comunicado.

El grupo citó al activista de Hangzhou, Lou Baosheng, al decir que la más reciente condena al parecer estaba ligada con una carta abierta en la que él y Xue escribieron pidiendo al pueblo chino que defendiera la democracia. No dijo cuándo fue distribuida la carta.

Xue tenía apenas 19 años y trabajaba en una fábrica en Shenzhen, en el sur de China, cuando fue detenido por primera ocasión en mayo de 2009, un mes después de que se unió al partido democrático en el extranjero. Fue condenado en febrero de 2010.