Argentina anunció el jueves que iniciará acciones legales en el país y en el exterior contra las petroleras que buscan hidrocarburos en las islas Malvinas y las empresas que les brindan asistencia logística y servicios financieros.

"Nosotros vamos a defender los recursos en el Atlántico Sur, que son propiedad de todos los argentinos", afirmó el canciller argentino Héctor Timerman en rueda de prensa.

El anuncio se produce en medio de una escalada de tensión entre Argentina y Gran Bretaña en la disputa por la soberanía de las Malvinas, a las que los ingleses llaman Falklands.

Timerman dijo que se iniciarán acciones "administrativas, civiles y penales" contras las petroleras Argos, Rockhopper, Desire Petroleum, Falkland Oil and Gas Limited y Borders & Southern "actualmente involucradas en las ilegítimas actividades hidrocarburíferas y a las que en el pasado se les hicieron llegar notas de desaliento y que continuaron con su actividad".

Argentina aduce que los permisos otorgados por Gran Bretaña a las mencionadas petroleras violan resoluciones de Naciones Unidas referidas a que ninguna de las partes en disputa puede introducir modificaciones unilaterales sobre los recursos naturales de la zona mientras dure la disputa.

"La exploración de hidrocarburos es un emprendimiento comercial legítimo", dijo la cancillería británica en un comunicado. Agregó que se estaban analizando los comentarios de Argentina "con cuidado" y que se trabajará "estrechamente" con las empresas denunciadas.

Las licencias de exploración en realidad fueron otorgadas por el gobierno de las islas, pero Buenos Aires no reconoce su condición de territorio británico de ultramar y considera al archipiélago una colonia.

Timerman sostuvo que la estrategia del gobierno no se limitará a las cortes de Argentina sino que también se proyectará al exterior a través de "mecanismos de cooperación judicial internacional, recabando información necesaria para las acciones legales, comunicando el inicio de las mismas o implementando medidas cautelares o de ejecución ordenadas por autoridades judiciales argentinas".

"No pasará un día en el que no defendamos nuestros recursos en un juzgado o en cualquier otra instancia judicial", dijo Timerman.

Rockhopper ha sido la petrolera que hasta el momento ha hecho el mayor descubrimiento en la cuenca norte de las islas. Según la compañía, en el yacimiento Sea Lion (León del Mar) hay producción potencial de 450 millones de barriles de petróleo que le reportarían a los isleños unos 10.500 millones de dólares en impuestos y regalías.

La petrolera busca inversionistas que le aporten unos 2.000 millones de dólares para poder comenzar las tareas de extracción.

La advertencia de Argentina también está dirigida a siete empresas que brindan apoyo logístico a las petroleras, como las plataformas de exploración Ocean Guardian, la primera que llegó a las islas en 2010, y Leiv Eiriksson, que arribó a la zona en enero de este año.

Las acciones del gobierno argentino apuntarán además a bancos, auditores y consultoras de riesgo que ofrecen servicios financieros a las petroleras, entre ellos Credit Suisse, Barclays y Morgan Stanley y los analistas de Merrill Lynch y Goldman Sachs.

En ambos casos se enviarán primero "notas de advertencia" y de "asunción de riesgo" acerca de la existencia de una controversia de soberanía sobre las Malvinas. También se remitirán "notas de aviso" a entes reguladores bursátiles donde operan las empresas involucradas "para que exijan a las compañías que brinden al mercado información acerca de la existencia de una controversia de soberanía sobre las Malvinas".

Al gobierno argentino le consta que muchos de los accionistas de las petroleras no están debidamente al tanto de la disputa en los territorios del Atlántico Sur, aseguró Timerman.

"Esta última tentativa de dañar los sustentos económicos de los habitantes de las Falklands lamentablemente reflejan un modelo de comportamiento del gobierno argentino", indicó la cancillería británica en referencia a otras medidas adoptadas por Buenos Aires como prohibir el ingreso a sus puertos de barcos con insignias de las islas o la intención de modificar el actual régimen de vuelos desde Chile.

"Los esfuerzos de Argentina para intimidar las Falklands son ilegales, impropios y totalmente contraproducentes", agregó.

El próximo 2 de abril se cumplirán 30 años de la fallida invasión militar lanzada por Argentina para recuperar las islas, ocupadas por los ingleses desde 1833, que dio paso a la guerra en la que murieron unos 1.000 hombres.

Gran Bretaña ha dicho que no negociará la soberanía del archipiélago mientras no sea el deseo de sus habitantes.

___

El periodista de AP en Buenos Aires Mike Warren colaboró con este reporte.