La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos reveló en un informe presentado el martes que aún existen índices preocupantes de inseguridad e impunidad en Guatemala.

"La violencia e impunidad continuaron siendo vinculados a la debilidad generalizada de las instituciones públicas y a la falta de una política estatal para el combate," citó el reporte.

"Sin duda, existe una debilidad del estado para proteger a la población y la perdida del control territorial ante el narcotráfico y el crimen organizado", dijo el martes en conferencia de prensa el representante de la oficina en Guatemala, Alberto Brunori.

El organismo de Naciones Unidas incluyó un llamado al gobierno del presidente Otto Pérez Molina de revertir la tendencia de privatización de la seguridad pública ya que existen seis guardias privados por cada agente de la Policía Nacional Civil.

"El estado sigue delegando funciones de seguridad ciudadana a empresas privadas", agregó.

Brunori recalcó la preocupación que la seguridad "sigue siendo un bien exclusivo para quien lo pueda pagar".

El informe también exhortó al congreso que asegure reformas al organismo judicial y al ministerio público en conformidad con estándares internacionales para así combatir la impunidad.

"Es indispensable fortalecer la Policía Nacional Civil y aprobar leyes de seguridad y justicia pendientes que han sido avaladas por la sociedad civil, la Comisión Internacional contra la impunidad en Guatemala y la comunidad internacional", dijo en un comunicado la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay.

Otros puntos de contención fueron la falta de tributación en Guatemala.

Durante el 2011, la recaudación fiscal fue del 10,3% del producto interno bruto, mientras que los Acuerdos de Paz establecían una meta del 12% para el año 2000 según el informe.

Pérez Molina ha culpado a los carteles de drogas por los altos índices de violencia en Guatemala, un país de 13 millones de habitantes plagado de violentas pandillas juveniles y carteles mexicanos. Tiene una tasa de homicidios de 41 por cada 100.000 habitantes según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, casi tres veces mayor que la del vecino México.

El reporte oficial será entregado próximamente en Ginebra.

La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Guatemala fue establecida en el 2005. Desde entonces, formula reportes anuales con recomendaciones para las autoridades locales.