La persona a cargo de la amplia remodelación en las oficinas centrales de Naciones Unidas en Nueva York dijo que el costo final será de cerca de 2.000 millones de dólares, un 4% por arriba del presupuesto original.

El arquitecto neoyorquino Michael Adlerstein le dijo a la AP que la remozada al complejo de 60 años está avanzada, a pesar de haber sido retrasada por más medidas de seguridad.

Los tubos neumáticos y el tóxico asbesto se fueron. Los paneles a prueba de explosiones están reemplazando a las ventanas originales para sofocar las preocupaciones de un ataque terrorista.

El trabajo ha necesitado más que un poco de diplomacia. En varias ocasiones, miembros del poderoso Consejo de Seguridad buscaron detener la demolición porque interrumpía sus reuniones.

Adlerstein dijo que todo el trabajo debe ser completado antes de la reunión anual ministerial de la Asamblea General de la ONU en septiembre de 2014.