Los servicios especiales de Rusia y Ucrania arrestaron a varios individuos ligados a un líder rebelde checheno a los que se acusa de planear el asesinato del primer ministro Vladimir Putin, reportó el lunes la televisión estatal rusa, a menos de una semana de las elecciones en las que es prácticamente el seguro ganador.

Los detenidos, actuando bajo instrucciones del líder rebelde checheno Doku Umarov, estaban confabulados para matar a Putin en Moscú inmediatamente después de los comicios presidenciales del 4 de marzo, según un despacho que difundió el lunes el Canal Uno.

Los sospechosos fueron arrestados en la ciudad portuaria ucraniana de Odesa, en el mar Negro, tras un estallido accidental que tuvo lugar el 4 de enero cuando preparaban explosivos en un apartamento alquilado, de acuerdo con la televisora.

El Servicio de Seguridad Ucraniano informó el 7 de febrero que tres días antes detuvo a tres rusos acusados de terrorismo en Odesa, pero no dijo en ese momento nada sobre su vinculación con un plan para asesinar a Putin. Su vocera, Marina Ostapenko, dijo el lunes que el anuncio en Moscú se da apenas hasta hoy al parecer debido a que el servicio especial ruso efectuaba su propia investigación.

Dimitri Peskov, portavoz de Putin, confirmó la versión a la agencia noticiosa ITAR-Tass, pero no hizo más declaraciones sobre el particular.

La estación agregó que la fuente de información fue el Servicio Federal de Seguridad de Rusia, la principal agencia sucesora de la KGB en cuestiones de seguridad nacional. Fue imposible verificar de manera independiente la afirmación.

Las encuestas de opinión indican que es muy probable que Putin se lleve una victoria en primera ronda de las elecciones presidenciales a pesar de una serie de protestas masivas en Moscú en contra de su mandato que han dañado su imagen como un líder poderoso y popular. Logró recuperar algo del terreno perdido gracias a la protección de la cobertura diaria hecha por las estaciones de televisión controladas por el gobierno que lo muestran como un defensor de Rusia en contra de conspiraciones extranjeras.

Putin ha considerado el triunfo sobre los rebeldes chechenos como uno de los logros cruciales de su gobierno, y el reporte sobre el supuesto complot seguramente aumentará el apoyo a su favor.

Canal Uno reportó que dos de los presuntos integrantes del grupo llegaron a Ucrania provenientes de los Emiratos Arabes Unidos vía Turquía bajo instrucciones de Umarov, el principal líder militar de las fuerzas rebeldes chechenas. Uno de ellos, un checheno, murió durante la explosión accidental en Odesa y otro más, el kazajo Ilya Pyanzin, resultó herido en el incidente y fue arrestado.