Después de diez años de estudio, la Asamblea Legislativa aprobó la ley de medicamentos que regulará los precios para la venta de medicinas y crea un ente regulador para el control permanente de la calidad, fabricación, importación y distribución.

La ley fue aprobada la noche del miércoles con los votos de 80 de los 84 diputados de la Asamblea, de todos los partidos políticos representados en el Congreso Unicameral.

La ley de medicamentos tiene como fin abaratar los precios de las medicinas y pone restricción a los precios bajo el control de un ente con dominio estatal.

La nueva normativa establece un límite al precio de las medicinas, que no podría ser mayor a cinco veces el precio de referencia según los paramentos de la Organización Mundial para la Salud (OMS).

En ningún caso podrá ser mayor al precio promedio de Centroamérica y Panamá.

Además regulará los precios de los medicamentos genéricos que deberán tener un costo entre el 30% y 40% menos que los precios de los medicamentos innovadores.

La normativa también prohibe la comercialización ambulatoria de medicinas y la contratación de médicos para ejercer su profesión en las farmacias.

Con esta nueva legislación, se derogan varios incisos del la Ley del Consejo Superior de Salud y Juntas de Vigilancia, y la Ley de Farmacias promulgado en 1927.

Además se creó la Dirección General de Medicamentos, una Autónoma conformada por representantes de la Presidencia de la República, ministerios de Salud, Economía y Hacienda; Universidad Nacional de El Salvador, Defensoría del Consumidor, Instituto Salvadoreño del Seguro Social y universidades privadas.

Esa Dirección autorizará la introducción de medicamentos, cancelará las autorizaciones concedidas para el expendio de productos y garantizará todo el proceso de control de calidad de los medicamentos.

También calificará y autorizará la difusión de la publicidad evitando que esta lleve omisión, exageración, inexactitud, o que pueda inducir al consumidor a engaño, error o confusión sobre el origen del producto.

El derechista partido Alianza Republicana Nacionalista (Arena) si bien apoyó la nueva normativa, lamentó que en la organismo que regulará y vigilará el cumplimiento de la nueva ley, no se haya incluido a las farmacéuticas, y que sí estén el ministro de Salud y el Seguro Social.

"Nos parece poco feliz que esté los dos principales compradores en una instancia, se van a convertir en juez y parte", expresó el diputado de Arena Enrique Valdés.

"Hemos cumplido a la población con la aprobación de la ley de medicamentos que asegura que al país medicamentos de bajo precio y de mucha calidad", manifestó la diputada del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Zoila Quijada.