Un coche bomba estalló el jueves en una terminal de minibuses en el noroeste de Pakistán, con resultado de al menos 12 personas muertas y 32 heridas, entre estas varias mujeres y niños, dijeron las autoridades.

El atentado destruyó varios vehículos que aguardaban para transportar a los pasajeros de la ciudad de Peshawar a otras regiones del país. Algunos de los minibuses quedaron ennegrecidos y completamente destruidos.

Peshawar se ubica cerca de la frontera con la región tribal de Pakistán, el principal refugio de combatientes del Talibán paquistaní que están en guerra contra el gobierno. Peshawar es escenario frecuente de acciones de la insurgencia.

La violencia ha disminuido de manera considerable en el último año en la ciudad y en otras regiones de Pakistán debido a las ofensivas militares contra el Talibán paquistaní en la región noroccidental.

Sin embargo, los ataques y atentados ocurren casi a diario.

Los socorristas transportaron a los heridos a un hospital local así como los cadáveres de al menos 12 personas, entre estos el de un niño, dijo Jameel Shah, funcionario del hospital en Peshawar.

Entre los heridos hay mujeres y menores, afirmó el agente policial Afzal Khan.

El coche bomba estaba cargado con 45 kilogramos (100 libras) de explosivos, dijo el jefe policial de la ciudad, Siraj Ahmed.