El presidente Juan Manuel Santos reveló el sábado que el extinto líder y fundador de la guerrilla de las FARC era propietario de más de 50 fincas en dos departamentos del centro y del noreste del país.

Durante un acto público en la ciudad de Valledupar, departamento de Cesar y a 655 kilómetros al norte de Bogotá, el gobernante dijo que Pedro Antonio Marín, conocido como "Manuel Marulanda" o "Tirofijo", fundador en 1964 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), poseía 57 fincas en Cundinamarca y Norte de Santander, valuadas en unos 5,2 millones de dólares y que les habrían sido arrebatadas ilegalmente por la guerrilla a campesinos.

La información sobre las fincas de "Tirofijo" fue encontrada en los computadores incautados en los campamentos de los jefes rebeldes Víctor Julio Suárez, alias "Mono Jojoy", y Alfonso Cano, quienes fueron muertos por la fuerza pública en septiembre de 2010 y en noviembre de 2011, respectivamente, indicó Santos.

El mandatario agregó que un informe sobre el frente Yarí de las FARC hace referencia a 76 propiedades rurales en su poder, que suman 89.240 hectáreas. "Este es simplemente un pedacito de lo que encontramos del frente Yarí".

Añadió que un correo de alias "Mosquera", del también rebelde Ejército de Liberación Nacional (ELN), señala la urgencia de ese grupo de legalizar fincas, parcelas, viviendas, minas y en general todo tipo de bienes en el sur del departamento de Bolívar, norte del país.

Tirofijo murió de muerte natural en marzo de 2008, según informó el grupo guerrillero.

Hace 15 días el gobierno informó que las FARC poseen haciendas arrebatadas a campesinos de entre 5.000 y 46.000 hectáreas en la región sur de Colombia y anunció acciones para recuperar el dominio sobre estas zonas.

El director de la Unidad estatal de Consolidación y Reconstrucción Territorial, Alvaro Balcázar, dijo que el despojo de tierras en el país protagonizado por las FARC "podría ser superior" al perpetrado por grupos paramilitares.

El funcionario precisó que el avalúo de estas propiedades fácilmente alcanza los 65.000 millones de pesos (más de 35 millones de dólares), incluidos lotes de ganado y caballos.

Pero el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, dijo en diálogo telefónico que calcula que "el 20% (de las tierras) fueron arrebatadas (a los campesinos) por la guerrilla y el 80% por los paramilitares".

Las FARC son consideradas por Estados Unidos y la Unión Europea como una organización terrorista. Según el gobierno tiene en sus filas entre 8.500 y 9.000 integrantes.

La activista Yamile Salinas, de la ONG Medios por la Paz, dijo en noviembre que "lo que hasta ahora demuestran los estudios es que las FARC como tal no tienen tierras porque ellos han hablado de la reforma agraria, entonces ellos le entregaban (la tierra) a su gente. Una metodología muy diferente a la que uno observa por ejemplo en el caso de los grupos paramilitares".

El Ministerio de Agricultura informó hace dos semanas que entre junio de 2011 y el 5 de enero de 2012 recibió casi 7.000 reclamaciones de restitución de tierras por parte de campesinos víctimas del despojo y el abandono forzado de tierras por parte de grupos ilegales de 416.218 hectáreas de tierra.

Según el ministerio, se calcula que 350.000 familias, a las que se les despojó no menos de dos millones de hectáreas, tendrán derecho a reclamar la restitución de sus tierras conforme fue estipulado en una ley que beneficia a víctimas del conflicto armado que fue sancionada a mediados del año pasado.

En Colombia, un país de 114 millones de hectáreas de tierra, al menos dos millones le fueron quitadas a los campesinos por grupos armados ilegales, cuatro millones fueron abandonadas por sus propietarios por temor al accionar de esos grupos y entre 400.000 y 500.000 le fueron "robadas" al Estado en procesos fraudulentos en notarías y registros.