El para Benedicto XVI recibió hoy en el Vaticano al primer ministro italiano, Mario Monti, en su primera visita a la Santa Sede.

Monti acudió acompañado de su esposa, Elsa, y un séquito de diez personas, entre ellas los ministros de Exteriores y de Asuntos Europeos, Giulio Terzi y Enzo Moavero, respectivamente, y el subsecretario de la Presidencia, Antonio Catricala.

Mario Monti fue recibido por el papa en la llamada Sala del Tronetto, anexa a la Biblioteca Privada, lugar del encuentro. Tras estrecharse las manos y antes de comenzar el coloquio a solas, el primer ministro le dio las gracias "por esta oportunidad".

Antes del comienzo, el papa preguntó a Monti por su reciente viaje a Alemania, donde se reunió con la canciller Angela Merkel, y le dijo que el tiempo era malo, "pero el clima (con la canciller) bueno".

Tras la audiencia con el Pontífice, el tecnócrata Monti se reunirá con el secretario de estado vaticano ("primer ministro" de la Santa Sede), Tarcisio Bertone.

La visita de Monti al Vaticano se desarrolla en medio de la polémica por la exención a la iglesia italiana del impuesto de bienes inmuebles, que estaba abolido y ha sido recuperado por el Ejecutivo tecnócrata.