La Corte Suprema británica aceptó el viernes entender en la apelación del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, contra su extradición.

Suecia quiere que Assange responda a denuncias de asalto y acoso sexual, acusaciones rechazadas por él.

El gobierno británico concedió la extradición, pero la Corte Suprema acogió la apelación.

El tribunal dijo que un panel de tres jueces había considerado una solicitud escrita y otorgó una apelación de dos días a partir del 1 de febrero, lo que significa que Assange no será enviado a Estocolmo en lo que resta del año.

En una declaración, la corte dijo que había decidido "que siete jueces considerarán la apelación dada la gran importancia pública del asunto, que es si un fiscal es una autoridad judicial".

El equipo de abogados de Assange argumenta que la policía y los fiscales — como el fiscal sueco que quiere interrogar a Assange — no son la autoridad judicial apropiada y no deberían tener derecho a ordenar extradiciones.

Este mes, los jueces del tribunal supremo John Thomas y Duncan Ouseley dijeron que Assange podía apelar en el alto tribunal para argumentar su caso y tratar de probar que el proceso de extradiciones en Europa tenía defectos.

Sin embargo, Thomas le advirtió a Assange que sus probabilidades de éxito "podrían ser mínimas".

Assange — que encabeza el portal anti secretos WikiLeaks — fue acusado de violación, coerción y abuso sexual luego de encuentros con dos mujeres suecas en agosto del 2010. Las autoridades suecas emitieron una orden de arresto europea por las acusaciones de violación y abuso sexual, y Assange fue arrestado en Londres en diciembre del 2010.

El australiano de 40 años niega las acusaciones y actualmente está en libertad bajo fianza a condición de que viva en la propiedad registrada ante el tribunal — que pertenece a uno de sus partidarios en el oriente de Inglaterra — y lleve un monitor electrónico.