El exdictador panameño Manuel Antonio Noriega regresará "el próximo domingo" a Panamá en un vuelo de la compañía aérea española Iberia, anunció hoy el ministro de Relaciones Exteriores Roberto Henríquez en su cuenta de Twitter.

Previamente, en declaraciones a la cadena de televisión TVN-2 y posteriormente a CNN en español, Henríquez había asegurado que la extradición de Noriega, quien desde 2010 está en Francia cumpliendo una pena por blanqueo de capitales, se produciría el sábado o domingo próximos en horas de la tarde.

Luego en su cuenta en la red social precisó que Noriega será repatriado "el próximo domingo" en un vuelo de la compañía Iberia que aterriza en Panamá a las 17.30 hora local (22.30 GMT), y precisó que el procurador general panameño, José Ayu Prado, "se unirá a delegación que lo trae", sin dar más detalles.

"Noriega va a llegar a Panamá este fin de semana y será trasladado de inmediato a una cárcel, y puedo adelantar que no es una cárcel de lujo", dijo el canciller a la televisión desmintiendo informaciones divulgadas sobre la posibilidad de que se le dé un trato especial.

La prioridad del gobierno panameño "es garantizar la seguridad y la integridad del reo en su traslado desde Francia a Panamá a una cárcel", añadió Henríquez, que recordó el asesinato de Benigno Aquino en la pista del aeropuerto de Manila cuando volvió del exilio en 1983.

"Manuel Antonio Noriega tiene que llegar a Panamá sano y salvo (...) Nosotros no podemos darnos el lujo de que en Panamá le pase nada. Nosotros somos un país civilizado", insistió, aunque aclaró que ello "no quiere decir" que se le vaya a dar un trato especial.

El ministro afirmó que el que fuera "hombre fuerte" del país entre 1993 y 1989 será encarcelado en el penal de "El Renacer", "un recinto seguro para preservar su integridad física, ya que desata emociones a favor o en contra".

"El Renacer" es un penal de seguridad ordinaria ubicado a unos 40 kilómetros de la capital panameña, pero el canciller insistió en que no se le asignará el "dúplex bien amueblado" que mostró recientemente una televisión como su posible celda.

Sobre la posibilidad de que se le conceda el arresto domiciliario debido a lo avanzado de su edad, el canciller afirmó que a Noriega "se le van a dar todas las garantías y le tocará al sistema judicial decidir si se va a su casa o no".

"Eso no le va a tocar al Ejecutivo, ni a (el presidente Ricardo) Martinelli, ni a Henríquez, ni a ninguno de nosotros", aseguró el canciller, quien recordó que en Panamá hay quienes piden un "trato humano" para el exdictador, mientras que otros reclaman que se le aplique todo el rigor de la ley "recordando lo que Noriega hizo a Panamá, y el Gobierno está en el medio de todo esto".

El canciller indicó que la comisión oficial enviada a París para preparar el traslado de Noriega, integrada por dos representantes de la Cancillería, un médico y dos agentes policiales especialistas en traslados de presos, adelantó hoy en el proceso legal para hacerse cargo del exgeneral y llevarlo a su país.

Asimismo, hoy Noriega fue sometido "por primera vez desde el punto de vista panameño a un examen médico" para ver sus condiciones de salud para afrontar el traslado.

Según la Cancillería, de momento se ha establecido que Noriega se encuentra en condiciones para realizar el viaje, aunque será sometido a otro examen para comprobar que sigue siendo así.

Henríquez recordó que Noriega tiene 77 años, que ha sufrido un derrame y que debido a ello "se le nota que tiene ligeramente afectada una parte de su cuerpo", por lo que le debe resultar muy fatigoso el viaje en avión que tendrá que hacer a Panamá, de entre 12 y 16 horas, porque no hay vuelo directo desde Francia.

A Noriega le esperan penas en Panamá que suman más de 60 años de cárcel por delitos que van desde homicidio hasta daños al medio ambiente.

Henríquez recordó que, además, el exgeneral tiene pendientes varios procesos, como el caso de Heliodoro Portugal, un líder sindical que desapareció en la época de la dictadura militar.

Desde 2010 Noriega cumple en la prisión parisina de La Santé una pena de siete años de prisión por lavado de dinero tras haber estado encarcelado 20 años en los Estados Unidos por narcotráfico, país al que se entregó tras la invasión militar estadounidense de diciembre de 1989, que lo derrocó.

Noriega fue el último general (entre 1983 y 1989) que sojuzgó Panamá durante el periodo dictatorial inaugurado en 1968 por un golpe encabezado por el general Omar Torrijos, fallecido en 1981.