El presidente paquistaní Asif Ali Zardari viajó a Dubai para someterse a exámenes del corazón después de enfermarse, informaron el miércoles funcionarios y personas cercanas al mandatario, lo que desató en Twitter rumores de que el mandatario podría renunciar.

El vocero del mandatario negó las conjeturas.

"Todos esos reportes son falsos, imaginarios y especulativos", aseguró Farhatullah Babar a The Associated Press.

Zardari viajó a Dubai el martes para realizarse exámenes de rutina "relacionados con un diagnóstico previo de una condición cardiovascular", informó la agencia oficial Associated Press de Pakistán citando al médico personal del mandatario.

El presidente viajó a Londres en septiembre para someterse a una angiografía y se dice que recibió un reporte de salud limpio.

Asociados cercanos dijeron que el presidente "no se siente bien" ahora, pero no dieron más detalles. Su condición no parece amenazar su vida, dijeron hablando en condición de anonimato debido a la delicadeza del tema.

Babar, vocero del presidente, hizo eco del diagnóstico al asegurar que "no es serio ni peligroso". El mandatario regresará a Pakistán pronto, agregó.

Zardari, quien es impopular en los medios de comunicación y el mundo político paquistaní, ha estado bajo presión desde que el embajador paquistaní en Estados Unidos fue obligado a renunciar después de las acusaciones de que envió un informe a Washington pidiendo su ayuda para controlar al poderoso ejército.

Un artículo publicado el martes en el sitio web de la revista Foreign Policy parecía ser fuente de la especulación. El reporte citó a un ex funcionario estadounidense diciendo que Zardari fue "incoherente" cuando habló con el presidente Barack Obama por teléfono el fin de semana. Parte del gobierno estadounidense fue informado que Zardari tuvo un "ataque cardiaco menor" en la noche del lunes y podrá renunciar a causa de su "mala salud" y tras el escándalo del embajador, dijo el funcionario.

Mientras, en Twitter se comenzó a extender la historia y fue retomada por los canales de televisión paquistaníes en busca de audiencia. Zardari, un astuto operador político, ha sobrevivido a muchas previsiones a su caída desde que asumió como mandatario en 2008.