La comunidad dominico haitiana rindió hoy un emotivo homenaje a la activista pro derechos humanos Sonia Pierre, fallecida el domingo a causa de un infarto, quien fue enterrada en su natal Villa Altagracia tras un acto público de despedida.

Pierre recibió el reconocimiento de organizaciones de la sociedad civil de la República Dominicana y Haití y de la comunidad internacional, representada por organismos como el Alto Comisariado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), entre otras agencias de la ONU.

También estuvo presente un representante del Centro Robert Kennedy, organismo que le otorgó uno de los premios internacionales con los que la activista fue laureada durante su carrera.

Aunque no hubo representación oficial del Gobierno dominicano, que siempre fue crítico con los planteamientos de Pierre, no faltaron los senadores haitianos Wenceslass Lambert y Jean Baptiste Benoit, el embajador en la República Dominicana, Fritz Cineas y representantes de colectivos sociales del país vecino.

La presencia de todos ellos fue un reflejo del agradecimiento a la labor de Pierre, firme defensora de los derechos de los dominicanos de ascendencia haitiana y de los haitianos indocumentados.

Pero junto a los familiares de Sonia Pierre hubo también vecinos, conocidos y amigos, y sobre todo muchas mujeres que acudieron a despedirse de la activista, firme defensora de sus derechos y líder del Movimiento de Mujeres Dominico Haitianas (MUDHA).

Y es que, como dijo Sergia Galvan, Directora del colectivo Mujer y Salud y amiga de Pierre desde hace 30 años, la fallecida "trabajó por todas las reformas en favor de la mujer de las dos últimas décadas".

Y, además, supo trasladar a su quehacer "la interconexión entre raza, género y etnia. En eso, ella fue una visionaria", apostilló.

Por eso, una de las representantes de las organizaciones de mujeres de Villa Altagracia, Francia Amparo, dijo que en cada una de ellas "hay una Sonia Pierre" y expresó el compromiso de asumir el legado de la activista dominicana.

Su labor fue destacada durante los últimos días por personalidades de los dos países vecinos.

El exministro de los haitianos residentes en el exterior, Edwin Paaisson, dijo hoy a Efe que con su partida, "la comunidad haitiana pierde una figura de referencia en la República Dominicana", al igual que "la diáspora haitiana a nivel global".

El ayuntamiento de Villa Altagracia (unos 45 kilómetros al norte de Santo Domingo) dijo en una resolución que está "consternado, triste y de luto por la infausta muerte" de Pierre, de 48 años, por lo que declaró la jornada de "duelo municipal" y le otorgó el título de "hija meritísima".

Muchos de los amigos y seguidores del movimiento en favor de los dominicanos de origen haitiano lucían hoy camisetas blancas con la foto de Sonia Pierre y la leyenda "Siempre te recordaremos. La lucha continúa".

Su cuerpo fue expuesto durante la mañana en un local del municipio, donde se produjeron algunos desvanecimientos de consternadas seguidoras y se vio a otras gritar y llorar de forma desconsolada.

Por la tarde, al son de los compases de la canción "Cuando un amigo se va", una comitiva a pie condujo el féretro al humilde cementerio de la localidad, donde reposan ya los restos de la activista.