La propuesta para establecer un distrito electoral federal de mayoría hispana en el sur de Nuevo México fue el eje de los testimonios en un proceso que terminó el martes y que en las próximas semanas definirá los nuevos límites de las circunscripciones en el estado.

Luego de que varios que politólogos expertos presentaron opiniones diversas sobre si debía crearse un distrito con una mayoría de hispanos en el sur del estado, el juez de distrito James Hall anunció que espera tomar una decisión entre el lunes y el 21 de diciembre.

Hall deberá decidir los nuevos límites distritales en función de los cambios poblacionales ocurridos en la última década.

El juez Hall dijo que anunciará su resolución antes de que termine otro juicio similar, el cual comienza el lunes y concluye el 21 de diciembre para definir la redistribución sobre la Cámara de Representantes del estado. En enero tendrán lugar los procesos sobre el reordenamiento relacionado con el Senado estatal y la Comisión Pública Regulatoria.

En la audiencia del martes, Gabriel Sánchez, profesor adjunto de ciencias políticas en la Universidad de Nuevo México, ofreció su testimonio en apoyo a una propuesta para redistribuir los límites del 2do distrito federal de manera que los hispanos constituyan la mayoría de la población de 18 años en adelante.

Los hispanos se beneficiarán, dijo Sánchez, incluso si el cambio en el mapa electoral no resulta en la elección de un hispano en el Congreso nacional.

"Casi se puede garantizar que la población hispana va a estar mejor representada", anticipó.

Quien resulte elegido en el distrito, consideró Sánchez, tendrá que ser sensible a una población mayoritaria de hispanos. El registro de los votantes hispanos y su participación en comicios también crecerán posiblemente en esa circunscripción.

La Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos en Nuevo México, conocida por sus siglas de LULAC en inglés, ha presentado una propuesta en la que apoya la redistribución de los distritos electorales para que los hispanos tengan una mayor presencia en el 2do distrito, que actualmente cuenta con la población latina más grande entre las tres circunscripciones del estado.

Sin embargo, un profesor de ciencias políticas retirado dijo ante la corte que los republicanos retendrán su ventaja política en el 2do distrito electoral federal de aprobarse la propuesta de la LULAC. Theodore Arrington, un asesor sobre redistribución distrital que durante 37 años impartió clases en la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte, afirmó que la propuesta de la LULAC "no consigue lo que quiere conseguir".

Los electores en el 2do distrito han favorecido históricamente a los candidatos republicanos y lo seguirán haciendo incluso si la corte acepta los cambios limítrofes recomendados por la LULAC, dijo Arrington en su testimonio. Arrington creció en Nueva México y se mudó a Albuquerque luego de retirarse el año pasado.

Arrington testificó en apoyo a un plan de redistribución propuesto por la gobernadora Susana Martínez, otros republicanos y un grupo de demócratas, incluido el representante Brian Egolf, que rechazan la propuesta de la LULAC. Martínez encabeza una proposición que incorporaría el menor número de habitantes a nuevos distritos para dejar intactos los actuales e inalterable la tendencia política de las zonas.

Los hispanos de al menos 18 años representarían el 52% de la población en el 2do distrito federal con la iniciativa de la LULAC, pero esa cifra incluye a personas que no pueden votar porque carecen de la ciudadanía. Los latinos constituirían menos de una mayoría de la población adulta que son ciudadanos y tienen potencialmente el derecho de votar, según testimonios ante la corte.

___

Barry Massey está en Twitter como: http://twitter.com/bmasseyAP