Washinton cumplirá con la exigencia de Islamabad de que desocupe una base aérea que ha sido usada para operar aviones no tripulados conocidos como drones, informó el lunes el embajador de Estados Unidos en Pakistán.

La medida no tiene como objetivo reducir considerablemente los ataques no tripulados en Pakistán en vista de que la base sólo servía para dar servicio a los drones que tenían dificultades mecánicas o relacionadas con el clima.

Pero la decisión de Washington de abandonar la base demuestra cómo los ataques aéreos de la OTAN que mataron a 24 soldados paquistaníes han reducido las ya tensas relaciones entres Estados Unidos y Pakistán a su peor nivel. La crisis pone en riesgo los intentos estadounidenses de que Pakistán coopere en poner fin a la guerra en Afganistán.

Pakistán tomó represalias de inmediato, mediante el cierre de pasos fronterizos con Afganistán que bloqueaban el acceso a los suministros para la OTAN y dándole un plazo de 15 días a Estados Unidos hasta el 11 de diciembre a fin de que desocupe la base aérea Shamsi en la provincia de Baluchistán, en el suroeste paquistaní. Asimismo boicoteó una conferencia internacional en Bonn, Alemania, donde se iban a abordar vías para estabilizar Afganistán.

El embajador Cameron Munter dijo el lunes en un entrevista con la televisión local que Estados Unidos despliega todos sus esfuerzos para desalojar Shamsi en la fecha en que se cumple el plazo.

Mohammed Naeem Mirwani, propietario de terrenos en los alrededores de Shamsi, dijo que dos aviones militares aterrizaron en la base el domingo por la mañana y partieron por la tarde después de haber cargado grandes contenedores.

Las autoridades estadounidenses y paquistaníes se abstuvieron de hacer declaraciones sobre las aeronaves.

Estados Unidos no ha admitido públicamente el programas de drones en Pakistán. Pero funcionarios estadounidenses han dicho en privado que los ataques han servido para matar a muchos milicianos talibanes y de al-Qaida.