El régimen comunista de Corea del Norte aseguró hoy que su programa de producción de uranio poco enriquecido, supuestamente para uso civil, "avanza a buen ritmo", informó la agencia surcoreana Yonhap.

En un comunicado difundido a través de la agencia norcoreana KCNA, el Ministerio de Exteriores del país comunista señaló que se ha acelerado la construcción de un reactor nuclear de agua ligera y la producción de uranio enriquecido como combustible para el mismo.

"La construcción de reactores de agua ligera (RAL) experimentales y el desarrollo de uranio poco enriquecido para el suministro de materias primas avanzan rápidamente en base a la economía nacional independiente y los avances científicos y tecnológicos del país", indicó el Ministerio norcoreano a la KCNA, citada por Yonhap.

También aseguró que tales acciones persiguen exclusivamente el objetivo de generar electricidad y recordó el derecho del país al uso pacífico de la energía nuclear.

Desde que Corea del Norte anunciara en noviembre de 2009 su programa de enriquecimiento de uranio, EE.UU. y Corea del Sur le han instado a detenerlo al considerar que busca crear armas atómicas que se sumarían a las que, según expertos, podría fabricar con su también reconocido programa de plutonio.

La renuncia al enriquecimiento de uranio es la condición principal que Seúl y Washington imponen a Pyongyang para reanudar las estancadas conversaciones a seis bandas orientadas a poner fin al desarrollo nuclear norcoreano, en las que también participan China, Rusia y Japón.

Corea del Norte exige, sin embargo, retomar sin condición previa alguna este proceso multilateral, que a cambio de la desnuclearización le permitiría obtener acuerdos favorables para subsanar su maltrecha economía.

Tras el anuncio norcoreano, la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, que se encuentra en la ciudad surcoreana de Busan para participar en un foro sobre ayuda internacional, insistió de nuevo en la necesidad de que el régimen de Kim Jong-il emprenda pasos concretos para abandonar sus ambiciones nucleares.

"Estamos con nuestro aliado (Corea del Sur) y esperamos que Corea del Norte tome medidas concretas para promover la paz y la estabilidad, y la desnuclearización", agregó Clinton, que subrayó que la alianza entre Seúl y Washington "nunca ha sido tan fuerte" como ahora.