Cohetes disparados desde el Líbano detonaron en el norte de Israel el martes por la mañana por primera vez en más de dos años, lo que provocó una respuesta con ráfagas de artillería israelí en la tensa frontera, informó el ejército de Israel.

No se reportaron bajas o daños serios en territorio israelí y nadie se adjudicó el ataque. El ejército informó que al menos dos de los cohetes hicieron blanco en Israel, que respondió lanzando granadas hacia la zona donde se originó el ataque.

El incidente se registra mientras la región entera se encuentra sumida en la violencia y la agitación. Miles de personas han muerto en la mortífera ofensiva lanzada por el régimen sirio en contra de manifestantes. Antes, populares levantamientos derrocaron a mandatarios que habían gobernado por mucho tiempo en Libia, Egipto, Túnez y Yemen.

El ejército israelí indicó que no espera que el ataque del martes desate un mayor conflicto con el Líbano. Sin embargo, en un comunicado, el ejército de Israel se refirió al ataque como "severo" y consideró responsable al gobierno y ejército libaneses por no evitar el lanzamiento de cohetes.

La estación de radio del ejército informó que fue el octavo cohete lanzado desde que la guerra de un mes contra guerrilleros del Jezbolá libanés terminó en agosto de 2006. Jezbolá no se ha responsabilizado de ninguno de dichos ataques, pero pequeñas organizaciones de combatientes palestinos y personas ligadas con la red al-Qaida han lanzado cohetes en varias ocasiones.