Miles de empleados públicos marcharon el miércoles por el centro de Santiago para demandar un aumento salarial de 9,8% y estabilidad para unos 100.000 trabajadores en precariedad laboral, lo que hasta el momento el gobierno se ha negado a conceder.

Las autoridades sólo ofrecieron un incremento salarial a partir de diciembre de 4,5%.

El presidente de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales (Anef), Raúl de la Puente, comentó a la prensa que exigen estabilidad laboral para 82.000 trabajadores con contratos anuales precarios que vencen el 30 de este mes y que el gobierno todavía no ha renovado. Otros 20.000 trabajan también precariamente y pueden ser despedidos en cualquier momento por tener contratos a honorarios.

"La Anef está pidiendo un reajuste digno en que los trabajadores podamos recuperar el poder adquisitivo perdido, que va en 3,7%, y en que podamos ser partícipes del crecimiento de la economía, que va en 6,5% para este año, y por tanto demandamos un 9,8%. Pero el gobierno sólo ofrece 4,5%", dijo De la Puente.

Además del aumento salarial, los trabajadores públicos exigen un incremento en los bonos que el Ejecutivo entrega durante el año.

El dirigente de los 400.000 empleados públicos del país recordó que el año pasado el gobierno, al asumir el poder, despidió a 8.000 funcionarios, pese a que el presidente Sebastián Piñera había prometido que no habría exoneraciones.

De la Puente apuntó que "salimos a las calles para decirles al gobierno que haremos una negociación de pie, no de rodillas" .