Zoya Amirin se he encontrado con toda suerte de mitos en su trabajo como terapeuta sexual en Indonesia: Las muchachas no circuncidadas se vuelven libidinosas. Los cigarrillos de clavo aumentan la virilidad. La saliva de geco cura el sida.

Sabiendo que esa desinformación puede acabar con relaciones, e incluso vidas, Amirin — la única mujer acreditada como terapeuta sexual en la nación musulmana más populosa del mundo — decidió lanzar un podcast semanal para proveer un diálogo franco y real sobre la sexualidad.

El episodio inicial de 15 minutos de "En la cama con Zoya" va a salir al aire el jueves.

"La gente aquí cree en mitos ... ése es mi mayor reto", dijo Amirin, y añadió que ella quiere su programa lo más informal y atractivo posible, para que la gente lo escuche sin sentir que les están predicando.

"Ha llegado el momento de adoptar nuestra sexualidad de forma saludable", dijo, "y de madurar en nuestro entendimiento".

Su trabajo ilustra algunos de los cambios que tienen lugar en Indonesia, que derrocó al dictador Suharto en una ola de protestas prodemocracia hace poco más de un decenio.

Esta nación de 240 millones de habitantes sigue siendo socialmente conservadora en la mayoría de las áreas, incluyendo relaciones íntimas, algo que los políticos de la vieja guardia desean mantener. Pero esas costumbres están siendo asediadas por una actitud más abierta hacia la sexualidad, en parte gracias al incremento de la riqueza y más mujeres que trabajan y viven solas antes de casarse.

Casi 40% de los adolescentes han tenido relaciones sexuales, de acuerdo con un nuevo sondeo, y la internet abrió las puertas a un tema considerado tabú en las escuelas públicas.

Mencionar la palabra "condón" podía costarle el puesto a un maestro.

"El tabú no es contra el sexo, sino contra hacerlo algo público y formal", dijo Julia Suryakusuma, una socióloga indonesia que escribe a menudo acerca de la sexualidad.

Esa opinión fue evidenciada por el ministro de Educación, Muhammad Nuh, luego de que un video de un célebre astro de pop teniendo relaciones sexuales con dos mujeres llegase a YouTube, colocando al país al borde de la histeria sexual.

A la pregunta de si era hora de incluir la educación sexual en el currículo, Nuh dijo: "¡No! ... Quizás soy obsoleto, pero pienso que eso es algo que debe aprenderse naturalmente"

Los adolescentes tienen aún menos posibilidades de aprender en casa.

Para la mayoría, preguntarle a sus padres sobre el tema es inconcebible.

"Eso sería demasiado embarazoso", dijo Dianita Permani, una estudiante de 18 años en Yakarta, la capital.

"Yo prefiero hablar con mis amigos cercanos ... investigar en la internet, leer novelas vulgares", dice Permani, entre risas. "En lo que a mí se refiere, yo no quiero tener relaciones sexuales hasta que me case. Pero está en todas partes. Voy a tener que seguir mi instinto, y aprender por mi cuenta lo que es bueno o malo".

Amirin espera que personas como Permani escuchen su programa como fuente creíble y accesible de información.

Su podcast, que será presentado por ella junto con la locutora televisiva Chantal Della Concetta — que ha causado controversia por fotos en ropa interior provocativa en una popular revista — va a ser inicialmente una conversación franca entre amigas.

El primer tema: Desacreditar mitos sexuales.

Entre estos están la creencia de que poner un abalorio bajo el prepucio de un hombre intensifica su placer sexual, o que las mujeres se vuelven ninfómanas si no son circuncidadas. La circuncisión femenina prosigue en Indonesia, pese a haber sido ilegalizada en 2006. El mito de que la saliva del geco puede cura el SIDA, en un país que batalla con la pandemia de más rápido crecimiento en Asia, desató una ola de cacería de gecos y un aumento en el precio de los reptiles hace un par de años.

Con el tiempo, el portal de Amirin prevé incluir un servicio gratis de charlas.

Ambas mujeres saben que va a ser criticadas.

Aunque la mayoría de los 210 millones de musulmanes de Indonesia son moderados, una facción extremista se ha vuelto más vociferante y violenta en años recientes, atacando bares, a transvestistas y a todo lo que consideren blasfemo.

Los extremistas además han conseguido influenciar a políticos que, temerosos de ser calificados de antiislámicos, aprobaron una controversial ley antipornografía, usada ya para encarcelar a Nazril "Ariel" Irham, el astro de pop, pese a que todo parece indicar que las grabaciones de sus aventuras sexuales nunca fueron planeadas para consumo público.

Amirin le defendió en el juicio, diciendo que Irham no mostraba ningún indicio de ser un exhibicionista.

Recientemente, el gobernador de Yakarta, Fauzi Bowo, reflejó el sentir conservador de los líderes del país cuando respondió a la violación en pandilla de dos muchachas en un minibús del transporte público culpando a las víctimas. Bowo dijo que si una mujer luce una minifalda, prácticamente está pidiendo que la violen.

Aparte de algunas pequeñas protestas en Yakarta, los comentarios de Bowo apenas causaron revuelo.

El portal cibernético de Amirin no es primer intento de llevar la educación sexual a la internet en Indonesia.

El año pasado, la Comisión Nacional del sida lanzó un portal interactivo dirigido a adolescentes y jóvenes adultos. Otros sitios similares han aparecido y desaparecido en el último decenio.

Amirin espera que el suyo sobreviva.

"Yo quiero cambiar actitudes", dijo. "Es hora de que todo el mundo en Indonesia tenga una actitud más abierta hacia la sexualidad".

___

En la internet: http://www.zoyaamirin.com/